«Mucha gente joven lanza mensajes que incitan al odio y el machismo»

La polémica camiseta.
La polémica camiseta. / S. S. M.

La integrante del colectivo que denunció a unos jóvenes que llevaban camisetas con contenido violento y machista dice que recibió amenazas de muerte de uno de ellos

E. C. POLA DE SIERO.

«Nos estamos dando cuenta de que mucha gente joven está siguiendo pautas del patriarcado y lanzando mensajes que incitan al odio y el machismo». Lo afirma T. R., la componente del Movimiento Democrático de Mujeres de Asturias que el lunes colgó en las redes sociales una denuncia contra unos jóvenes, que acudieron al prau del Carmín con unas camisetas con la frase 'Ninguna mujer está completa hasta que un hooligan se la meta'». Su valiente actuación le costó hasta una amenaza de muerte, de ahí que prefiera guardar el anonimato.

T. R. relató que estaban merendando cuando se percataron de la presencia de una pandilla, en la que «tres o cuatro jóvenes» llevaban esa camiseta. Se acercó a ellos, junto con otras dos mujeres del colectivo 'violetas', y les pidió educadamente que se las quitaran o les dieran la vuelta, porque el mensaje incitaba al odio. «Hubo dos que la quitaron, pero otro se encaró conmigo y me dijo que por qué la iba a quitar, que había libertad para poner lo que le diera la gana», afirma.

Entonces les advirtió de que iba a llamar a la Policía. Lo hizo, aunque no sabe precisar si era la Local o la Nacional, donde le respondieron que estaban «muy liados» y le sugirieron que presentara una denuncia al día siguiente. Seguidamente, decidió colgarlo en las redes sociales y se acercó de nuevo a la pandilla para mostrarles la repercusión inmediata. «Me empezaron a vacilar y a increpar y uno me amenazó de muerte», aseguró.

Varias organizaciones mostraron su repulsa por la conducta de estos jóvenes en el prau

T. R. comentó ayer que no va a denunciar esas amenazas, «porque tampoco tengo pruebas», y se mostró muy satisfecha con la repercusión en las redes. «La gente tiene que darse cuenta de que es un problema serio y esto no es más que la punta del iceberg de la sociedad en la que vivimos», añadió.

Varias organizaciones mostraron su repulsa por este lamentable episodio. IU de Oviedo lamentó que haya «chavales de 19 años en el Carmín normalizando la violación desde el machismo más asqueroso». Y el PCE de Asturias destacó que «esto no es un chiste, esto es una vergüenza que merece la más absoluta de las repulsas sociales».

El concejal de Seguridad Ciudadana de Siero, César Díaz, criticó también esa conducta, precisamente en el primer año en que el lema de la camiseta oficial del Carmín era contra la violencia machista. El portavoz de IU de Siero, Edgar García, opinó que «es un reflejo de lo mucho que queda por hacer en el tema de igualdad, denota un problema grave y demuestra que es necesario un esfuerzo aún mayor en educación».

Y la presidenta de la Asociación de Mujeres Separadas y Divorciadas de Asturias, Jessica Castaño, afirmó que «por desgracia, en este país mucha gente duda y empatiza con el agresor en vez de con la víctima. Empatiza con quien mata, pega, viola, con los que se meten con tu cuerpo, o te dicen lo que es mejor para ti, y además te ignoran cuando te quejas, o se quedan tranquilamente en su casa cuando nos matan».

Fotos

Vídeos