Un grupo crítico reclama a Jenaro Soto que renuncie ya a la presidencia de Festejos

Sergio García y Pablo Rodríguez con las fichas rotas. /  PABLO NOSTI
Sergio García y Pablo Rodríguez con las fichas rotas. / PABLO NOSTI

Pide que convoque una asamblea extraordinaria «lo antes posible» y por un burofax el acceso a las cuentas, actas y estatutos de la sociedad polesa

J. C. D. POLA DE SIERO.

Un grupo de jóvenes disconforme con la gestión actual de la Sociedad de Festejos de la Pola reclama al presidente, Jenaro Soto, que renuncie a su cargo «de manera inmediata» y que convoque una asamblea extraordinaria «lo antes posible para evitar que siga haciendo más daño a la sociedad». Además, enviaron un burofax a la sede social solicitando acceder a los estatutos, las actas de las reuniones y los libros de cuentas, después de que el lunes se les denegara a dos socios la entrega de un escrito pidiendo consultar esos documentos.

Este sector crítico está encabezado por los socios Faustino Prieto, Elena Díaz y Lucía Noval, además de Sergio García y Pablo Rodríguez, a quienes tampoco se les permitió el pasado lunes darse de alta en la entidad, e incluso se les rompió la ficha de solicitud, según denunciaron. Todos ellos estuvieron en la polémica asamblea ordinaria del pasado viernes y cuestionaron las posteriores explicaciones del presidente. Según afirmaron, la ley de asociaciones de 2002 no indica que los votos delegados deban presentarse antes del inicio de la asamblea, ni que los no socios tengan que aportar un documento notarial para representar a un socio. Y entienden que en la sede social debería haber, al menos, una copia de los estatutos.

Faustino Prieto acusó a Soto de gestionar Festejos «de forma dictatorial, tomando él todas las decisiones sin tener en cuenta a nadie y aprovechándose de los jóvenes». En un comunicado, este grupo comenta que, cuando Soto volvió a la sociedad en 2012, «se erigió como abanderado de la justicia y liberador de la corrupción reinante». Y que prometía una estancia temporal en el cargo «hasta que apareciera un grupo de jóvenes que tomara las riendas». Con el paso de los años, el presidente «ha aglutinado cada vez más poder y menos vergüenza en sus comportamientos y apariciones públicas», denuncia.

Este sector crítico necesitaría el respaldo de un 10% de los socios (unos 75 apoyos) para solicitar la convocatoria de una asamblea extraordinaria, pero también es consciente de que el presidente tiene la facultad de fijar la fecha. Otra opción sería reclamarla por la vía judicial, pero eso tendría un coste económico y supondría «dañar aún más la imagen de la sociedad, por lo que apelamos a la buena voluntad del presidente para que la convoque ya». Soto declaró el lunes a este diario que convocará elecciones en agosto y que no repetirá como candidato.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos