Hormigas a la carrera en Lugones

Los integrantes de Galga Lugones, durante un entrenamiento. /SUSANA SAN MARTÍN
Los integrantes de Galga Lugones, durante un entrenamiento. / SUSANA SAN MARTÍN

Galgalugones es un club de corredores que en 2017 cumplió diez años en activo | El equipo de ‘running’, que tiene al laborioso insecto como emblema, impone como únicas normas de ingreso «ser buena gentey que te guste correr»

MARCOS GUTIÉRREZLUGONES.

Un grupo de amigos, un objetivo en el horizonte y una afición por encima de todo: correr. Así nació el club de ‘running’ Galgalugones y así sigue, al pie del cañón, casi once años después. José Luis Fernández, ‘Michi’, uno de sus fundadores, explica que «todo surgió alrededor de la maratón de San Sebastián».

En otoño de 2006, cinco amigos que la preparaban y compartían entrenamientos decidieron hacer unas camisetas «para afrontar el reto». En este sentido, la experiencia fue tan buena que de ahí surgió la idea de dar un paso más. Así, tras unirse otros corredores, floreció este equipo en Lugones, a principios de 2007. «La idea del nombre corresponde a Toño y la elección de una hormiga y el diseño del logo a Juanchi. Es justo nombrarlos, porque los dos fueron los artífices de que esto tirara para adelante, haciendo todos los trámites y papeleo en la creación del club, ayudados un poco por Michel y un servidor», explica este corredor.

Comenta que se trataba de un grupo de amigos afín y muy unido, en el que se disfrutaba mucho «quedando para entrenar y yendo juntos a las carreras. No existía entonces un club de atletismo en Lugones y nos gustó la idea de crearlo, para que todo el que quisiera se uniera a nosotros». Pese a que el paso del tiempo ha ido cambiando las caras de este grupo de atletas, el espíritu de combinar deporte y diversión permanece intacto. En esta línea, comenta que «son ya algo más de diez años de existencia y, como en cada club, es normal que algunos lo dejen y lleguen otros nuevos. Pocos quedamos ya de ese grupo inicial, pero el espíritu sigue siendo el mismo y seguimos adelante».

Amigos ante todo

Este año han tenido cuatro nuevas incorporaciones que, sumadas a los miembros que ya estaban, «hacen un total de 14 ‘galgas’: Alejandro, Ángel, Benja, Carlos, Copete, Iván, Juanra, Maxi, Menchu, Nacho, Tino, Toño, Valentín y yo». La filosofía de Galgalugones es ser «un grupo de amigos que comparten afición y camiseta en las carreras. Tenemos un funcionamiento interno sin cuotas, donde cada miembro se paga su ropa, que elige según sus necesidades a partir de un catálogo que renovamos regularmente cada dos o tres años».

En su opinión, el único requisito necesario para ser un ‘galga’ es «ser buena gente y que te guste correr». Los integrantes de este equipo compiten «en varias distancias, siempre en asfalto. Es frecuente ver ‘galgas’ en casi todas las medias maratones de Asturias y en alguna otra del panorama nacional, así como en carreras de menor distancia».

Raro es el año en el que no están presentes en una o varias maratones. De hecho, ya han participado en varias de Asturias, San Sebastián, Valencia, Sevilla, Madrid, Barcelona, «y fuera de nuestras fronteras, en Berlín, Roma o París». Este pasado mes de enero, los integrantes del club estuvieron presentes en la II media maratón de relevos de Luanco y también en los 10 kilómetros de Llanera.

Planes inmediatos

Entre los objetivos de cara al 2018, estarán representados «en Sevilla a finales de febrero por Alejandro, y en Barcelona en marzo por Tino y Benja. Para finales de año en San Sebastián está confirmado Valentín, aunque no se descarta que vaya acompañado. Habrá buena participación también en la media maratón de Siero en marzo. Más allá de esa fecha, y siempre que nos respeten las lesiones, habrá ‘galgas’ en casi todas las medias maratones de Asturias y en otras pruebas de menor distancia».

José Luis Fernández explica que empezó a correr «a los 14 años y voy ya para 43… Son ya muchas carreras y kilómetros en las piernas y, pese a que mis talones me dan guerra estos últimos años, espero que el cuerpo aguante muchos más».

Destaca que, con el despunte del ‘running’ en los últimos años «están apareciendo constantemente nuevas carreras y creo que hay una saturación. El problema es que no hay gente para todas con lo que, desgraciadamente, muchas pruebas con solera están desapareciendo al no cubrir unos mínimos de participación». También ve un problema «en el progresivo aumento de los precios de las carreras». Considera que los aficionados al ‘running’ en Lugones son «unos privilegiados por la variedad que tenemos a mano. Es un lujo poder correr en el entorno de La Cebera, teniendo ahí mismo la pista de atletismo, no muy lejos de la llamada ‘ruta del colesterol’ y el Naranco, para quien le guste la montaña ¡Tenemos de todo!»

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos