Un laboratorio en miniatura en Lugones

Spectrapply es una empresa de Lugones que desarrolla y comercializa equipos capaces de detectar bacterias en productos alimenticios.
María Álvarez con algunos de los equipos. / Susana San Martín

Spectrapply usa la bioespectroscopia de infrarrojo en el análisis de productos | La firma de Lugones desarrolla y comercializa equipos portátiles que permiten controlar toda la cadena de los alimentos o materiales

Marcos Gutiérrez
MARCOS GUTIÉRREZSiero

La industria alimentaria se vio salpicada hace algunos años con una serie de escándalos relacionados con el origen de ciertos productos y la presencia de bacterias fecales en alimentos dispuestos para el consumo humano. Una firma sierense se dedica a evitar que estas situaciones se reproduzcan. Nacida en mayo de 2011, la empresa Spectrapply, asentada en Lugones, estudia, desarrolla y comercializa soluciones analíticas integrales basadas en la bioespectroscopia de infrarrojo. El objetivo desde que nació esta firma era el de trasladar estos equipos de los laboratorios a cualquier empresa que los necesitase. Democratizarlos, por así decirlo. Efrén García, director ejecutivo de la compañía, indica que aplicar estos avances al sector agroalimentario permite «sustituir analíticas de laboratorio por un método más rápido e inocuo». Comenta que, en esencia, son «las grandes industrias las que usan esta tecnología para llevar a cabo controles de calidad».

Los equipos que ponen al alcance de los usuarios permiten, en cuestión de segundos, determinar el origen de un producto, su composición, si tiene sustancias no deseadas, determinar el punto óptimo de maduración... García recalca que estamos ante «equipos cada vez más portátiles» y añade que en Spectrapply no solo ofrecen herramientas punteras en este segmento del mercado, sino también realizan «soluciones ad hoc, con calibraciones para los clientes sobre los productos con los que trabajen, ya sean carnes, pescados, hortalizas…».

En definitiva, esta tecnología da la opción de realizar no solo analíticas por bloque, sino de llevar a cabo «un control de todo el producto, que se puede implementar en toda la cadena de valor».

Desarrollo de productos

Hasta el año pasado esta firma se dedicaba en exclusiva a trasladar a los usuarios finales productos y equipamientos de fabricantes de referencia en el sector. El director ejecutivo de la firma explica que, en enero, Spectrapply ya va a desarrollar también sus propios equipos. «La tecnología te da una medida instantánea sin manipular el producto. Puedes llegar a controlar el 100% de la producción que sacas al mercado», comenta Efrén García como uno de los grandes valores añadidos de los sistemas de análisis de bioespectroscopia.

Análisis del origen de una pieza de madera.
Análisis del origen de una pieza de madera. / S. S. M.

«Nuestro siguiente paso es el de asentarnos con la parte de hardware, con los equipos», comenta este profesional, que añade que su idea para crecer en el sector «es introducir nuestros equipos, de nuestra marca propia» en el mercado.

«Hemos creado una sociedad nueva, que va a empezar en enero a funcionar, se denomina DSOD, es decir, desarrollo de sensores ópticos deslocalizados. De momento estamos empezando, tenemos los primeros equipos y ya vamos a lanzarlos al mercado», indica.

Temas

Lugones

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos