«Levantar la falda a una compañera puede ser delito»

«Levantar la falda a una compañera puede ser delito»
Los asistentes a la charla atienden a las explicaciones de Javier Gurdiel y Borja García Carrio. / PABLO NOSTI

La familias del colegio Nuestra Señora de Covandoga reciben formación de la Guardia Civil sobre el acoso escolar

LYDIA IS NOREÑA.

De las peleas en colegios e institutos a los insultos y vejaciones a través de las redes sociales fuera de las aulas. El acoso escolar ha evolucionado en los últimos años e internet es en la actualidad donde más casos se registran. Así lo aseguró ayer Borja García Carrio, cabo primero de la Guardia Civil del puesto de Infiesto, que impartió una charla dirigida a las familias del colegio Nuestra Señora de Covadonga, de Noreña, en la que participaron una docena de personas. «La mayoría de chavales no conciben que pueden estar cometiendo un delito que acarrea consecuencias para ellos y para sus padres, suelen pensar que están protegidos por el anonimato y que son inmunes, pero hay que desterrar esa idea porque es totalmente falsa», explicó el agente.

Algo similar a lo que ocurre, comparó, al levantar la falda a una compañera. «Por lo general se lo toman a broma e incluso como un juego, pero no tiene nada de gracioso, puede ser un delito de abuso sexual y no son conscientes de lo que eso supone», advirtió.

García Carrio también habló de los errores más comunes que cometen las familias, como ignorar el problema y pensar que se puede solucionar sin la intervención de un adulto, intentar averiguar de inmediato lo que ocurre o interrogar a los involucrados. «Lo que debemos hacer es enseñar a hacer frente al acoso y establecer límites con respecto a la tecnología», apuntó. En este sentido, recordó que la edad mínima para tener una cuenta en una red social son los catorce años y aconsejó instalar controles parentales en los dispositivos.

Por otro lado, mostró los datos de la memoria de la Fiscalía de 2016. «De treinta expedientes iniciados, trece terminaron en condena y cuatro se consideraron casos graves; y en los últimos cinco años, de ciento setenta denuncias, siete se tramitaron como delitos», detalló.

Por su parte, el director pedagógico del colegio Nuestra Señora de Covadonga reconoció la preocupación del equipo directivo por el uso de las redes sociales e instó a las familias a comunicar al centro cualquier sospecha de un caso de acoso. «Iniciamos el protocolo y se investiga, tiempo habrá a desactivarlo», señaló.

Temas

Noreña

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos