Maruja y Alejandro, abuelos de honor

Los salones del restaurante La Torre acogieron a 750 personas.. / FOTOS: SUSANA SAN MARTÍN
Los salones del restaurante La Torre acogieron a 750 personas.. / FOTOS: SUSANA SAN MARTÍN

Llanera rinde homenaje a los mayores del concejo en una multitudinaria comida

LYDIA IS PRUVIA (LLANERA).

El Ayuntamiento de Llanera puso fin ayer a las celebraciones en torno a San Isidro en el restaurante La Torre, de Pruvia, con la tradicional comida de hermandad que sirve para homenajear a los mayores del concejo y en la que se dieron cita 750 personas.

A sus 92 años cumplidos en marzo, María Amor García Llana, conocida por todos como 'Maruja', presume de una salud de hierro que le permite vivir sola en su casa de Villabona, donde todos los días recibe la visita de sus hijas, Mercedes y Ana Súarez. También tiene dos nietos. «Nunca estuve enferma y no tomo ni una pastilla», aseguró. Además, reconoció no tener secretos para llevar una buena vejez. «Si toda la vida trabajé como una burra...», apuntó. Maruja estuvo muchos años empleada en una sastrería de Posada, a la que acudía caminando y también trabajó como limpiadora en la mina de Villabona. Ahora le gusta leer la prensa y las revistas todos los días y salir a la calle, sobre todo si hace sol. «Muy contenta» por ser una de las protagonistas de la jornada y aficionada al baile, no dudó en bromear con lo que ocurriría en la sobremesa. «Si alguien me saca a bailar, me animo», señaló.

Por su parte, a Alejandro Paniagua Cisneros, también de 92 años, el reconocimiento le cogió por sorpresa. «No pensé que se acordarían de mí porque no soy de Llanera», explicó. Natural de Valladolid, un viaje a Palma de Mallorca cuando ya se había jubilado como agente comercial le cambió la vida. Allí conoció a la que ahora es su mujer, Celestina Díez, y con la que se mudó a Lugo hace veintiocho años. «Me gusta Llanera, la gente es muy amable, se come bien y hay buenos bares, aunque con la edad y las pastillas cada vez se disfrutan menos», resumió.

Además de por su mujer, estuvo acompañado por María Esther Fernández, hija de Celestina, quien aseguró que «lo quiero como si fuera mi padre». Alejandro tiene dos hijos de su primer matrimonio que viven en Valladolid y seis nietos.

«Siempre nos dais ejemplo»

Por otro lado, el alcalde de Llanera, Gerardo Sanz, recurrió a Mario Benedetti y a su novela 'La tregua' para señalar que «los mayores siempre nos dais ejemplo». Asimismo, tuvo un especial recuerdo para Adelina Flórez Martínez, que a sus 105 años es la persona de mayor edad del concejo y que por motivos de salud no pudo acudir a la comida.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos