El Matadero Central incorpora un servicio de entrega de carne a domicilio

Dos trabajadores del Matadero Central en la línea de sacrificio. /  PABLO NOSTI
Dos trabajadores del Matadero Central en la línea de sacrificio. / PABLO NOSTI

Las instalaciones de Noreña acogieron ayer los primeros sacrificios de reses de ganado vacuno después de tres años y medio cerradas

LYDIA IS NOREÑA.

El Matadero Central de Asturias retomó ayer la actividad de forma oficial bajo la gestión del Grupo Panero, que hace año y medio adquirió el equipamiento, cerrado desde verano de 2014. A las instalaciones de Noreña, en las que por el momento hay una docena de trabajadores, llegaron en torno al medio centenar de reses de ganado vacuno, la mayoría adquiridas a primera hora de la mañana en el Mercado Nacional de Ganado de Pola de Siero por Luis Alberto Sánchez, fundador del grupo empresarial.

Como principales novedades respecto a la anterior etapa, el macelo incorpora el sacrificio mediante el rito 'halal' a cargo de un matarife musulmán, las cuadras tienen hilo musical para reducir el estrés de los animales y ofrece servicio de entrega a domicilio para particulares. «Nos encargamos de todo el proceso, desde la compra del animal hasta su envasado y reparto, incluso mantenemos la carne congelada los días que sean necesarios», explicó Cristina Sánchez, responsable del área logística. Su hermana Marta será la que gestione el matadero a través de la empresa Serincar 92.

El plan del Grupo Panero para estos primeros días de funcionamiento es tener una actividad de sacrificio reducida para asegurar que el funcionamiento de la maquinaria es el óptimo y aumentarla de forma progresiva hasta alcanzar los 800 mensuales. En cuanto a los empleos, se prevén también más contrataciones hasta completar la plantilla con unas cuarenta personas.

Otro de los retos pendientes es certificar las instalaciones para exportar carne 'kosher', sacrificada mediante el rito judío. En este sentido, una delegación israelí visitó ayer el matadero.

Menos vacuno menor en 2017

Por otro lado, la Sociedad Asturiana de Estudios Económicos e Industriales (Sadei) dio a conocer ayer que el Mercado Nacional de Ganado de Pola de Siero registró el pasado año 109.590 reses, lo que supone una reducción del 3,3% respecto a 2016, en el que se alcanzaron 113.341 y después de dos ejercicios consecutivos de crecimiento.

Según se desprende de los datos, este descenso se debe a la caída de la concurrencia de vacuno menor, que bajó un 8%, hasta las 63.644 reses. Por su parte, la concurrencia de vacuno mayor y mediano subió un 3,9%, con 45.461 reses, y la de equino, un 20,6% con 485 ejemplares.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos