«El mejor regalo sería que pusieran la primera piedra del instituto de La Fresneda»

Óscar Llamas, presidente vecinal de La Fresneda. / HUGO ÁLVAREZ
Óscar Llamas, presidente vecinal de La Fresneda. / HUGO ÁLVAREZ

Óscar Llamas, presidente vecinal de La Fresneda: «La asociación de vecinos había pedido al Ayuntamiento la parcela del proyecto del punto limpio para poder crear un recinto ferial»

MARCOS GUTIÉRREZ LA FRESNEDA.

El plazo de presentación de candidaturas para conformar la nueva junta de la asociación de vecinos de La Fresneda finalizó el pasado 20 de octubre sin una alternativa a la directiva actual. Por tanto, Óscar Llamas continúa al frente del colectivo. Una misión que afronta «como un reto».

-Hace unos meses renovó su cargo como presidente de la asociación de vecinos, ¿cómo vivió el proceso?

-Decidimos desde la junta proponer unas nuevas elecciones por si había alguna candidatura o idea nueva, porque nunca llueve a gusto de todos y no siempre todo el mundo está contento con lo que hacemos. Al existir esas voces críticas que de vez en cuando llegan, abrimos el periodo de presentación de candidaturas a ver si alguien se presentaba, pero nadie lo hizo.

-¿No siente el desgaste del cargo?

-Para mí esto es un reto. Yo siempre he sido una persona de organizar cosas y que muriera así no me parecía bien. Tenía que acabar demasiado quemado para decir 'hasta luego', y más viendo que nadie se animaba a tomar la alternativa.

-¿Supone mucha dedicación la asociación de vecinos?

-Nos hemos apoyado siempre en la junta anterior, que hizo una labor estupenda. Le dio una nueva vida a las fiestas sobre todo, que es lo que más se ve para el público desde el exterior. El día a día no lo ve mucha gente. Los vecinos nos llaman y nos trasladan cuestiones de la urbanización a diario. Lo que la gente ve son las fiestas y actividades culturales que se realizan. Ahí sí que hemos ido incrementando desde el primer año que empezamos.

-¿Cómo fueron los inicios al frente de la asociación vecinal?

-Empezamos en septiembre y lo primero que nos planteamos fue Halloween. Creíamos que era una actividad que por sí sola atraía a mucha gente y le dimos un impulso. A día de hoy es una festividad que mueve a mucha gente de toda Asturias, cosa que hay gente a la que le gusta y gente a la que no. Porque hay quien piensa que antes era algo más íntimo para los vecinos y ahora vienen riadas de fuera.

-¿Ha aumentado la exposición pública de La Fresneda gracias a la labor de la asociación?

-En La Fresneda hasta hace unos años los eventos eran más bien para los de aquí. El hacerlos mayores es darse a conocer. Mucha gente pone la urbanización en el mapa porque está viendo las actividades que se realizan. Antes eso no sucedía, pero que te conozcan vale para muchas otras cosas cuando necesitamos algo. Lo que la gente no puede pretender es que las fiestas de la Fresneda sean solo para La Fresneda y luego tú, vecino, vayas a las de todos los sitios. Tenemos que abrir un poco la mente en ese aspecto.

-Supongo que esa mayor visibilidad también trae contraprestaciones, ¿verdad?

-Lógicamente eso también trae problemas. Antes los que celebraban era la gente de aquí y cuatro familiares y amigos. Ahora viene un montón de gente y, lógicamente, va a haber más borracheras, tonterías o actos vandálicos. Pero esto no es culpa ni de la fiesta ni de la asociación. La culpa es de la gente, pero eso pasa aquí y en todos los sitios por desgracia. Por ejemplo, en el tema del botellón nosotros intentamos poner cartelería y que no se haga botellón en la carpa. Pero aquí o pones un policía por persona o es imposible.

-¿Cómo se presentan las inminentes fiesta del Corpus?

-Ya las tenemos ahí. Tenemos casi todo preparado. Falta algún tema burocrático, pero de las actividades y actuaciones ya está todo mirado. Por ejemplo nos han comunicado, en lo referente a las actuaciones, que no sabemos si las vamos a poder poner donde las queremos poner y eso te desmonta un poco todo. Pero en principio no creo que haya ningún problema en hacer las cosas tal y como las teníamos planteadas. El objetivo es crecer y traer actividades nuevas. Este año nos planteamos incorporar monólogos.

-¿Ven el proyecto del instituto más o menos cerca que hace unos meses cuando se anunció?

-Para nosotros sería un regalo de Reyes que pusieran la primera piedra o que hicieran algo que mostrara que va para adelante. Que en vez de un año o dos tarda cuatro, vale, pero que se vea que la cosa va. A día de hoy, como falta poco tiempo para las elecciones municipales y autonómicas hay movimientos políticos de unos y de otros, a los cuales no nos sumamos porque somos una asociación vecinal y apolítica. Pero por supuesto que somos los primeros en levantar la mano para preguntar. Ese es uno de los retos que tenemos, por supuesto.

-¿Qué sucedió con el proyecto de instalar un punto limpio a la entrada de la urbanización?

-En efecto, hace relativamente poco hubo una polémica con el punto limpio que se iba a ubicar a la entrada, detrás del centro comercial. Esa parcela la había solicitado al Ayuntamiento la asociación de vecinos para poder crear un recinto ferial y organizar tanto las fiestas patronales como cualquier otra actividad. Pedimos esa parcela, que la adecentaran y que la doten de puntos de luz y de agua. Eso para nosotros sería un premio de la lotería, porque donde se ubican ahora mismo las fiestas sigue estando dentro de la urbanización, muy cerca de algunas viviendas. Hay gente a la que le molesta y yo lo entiendo. Por ejemplo, este año nos planteamos quitar un día de calle. Las fiestas siguen siendo cinco días, pero el primero se desarrolla en el centro cultural. Sé que es imposible no molestar a nadie, pero la parcela de la que hablamos sería idónea para ubicar allí todo lo de la fiesta. No estás pegado a ninguna casa de la urbanización, pero a la vez estás cerca y la gente no tiene que ir lejos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos