El Museo de la Sidra cierra hasta el mes de marzo para reparar las filtraciones de la cubierta

Un grupo de turistas durante el recorrido por el Museo de la Sidra. /  SUSANA SAN MARTÍN
Un grupo de turistas durante el recorrido por el Museo de la Sidra. / SUSANA SAN MARTÍN

Es el segundo año que los patronos de la Fundación de la Sidra adoptan este acuerdo, que también permite dar vacaciones al personal

LYDIA IS NAVA.

Por segundo año consecutivo, el Museo de la Sidra cerrará de forma temporal para dar vacaciones al personal y llevar a cabo labores de limpieza y matenimiento en las instalaciones. La medida, aprobada por los patronos de la Fundación de la Sidra, estará vigente durante los meses de enero y febrero y permitirá intervenir en la cubierta del edificio que, debido al paso del tiempo, presenta filtraciones. «Es una estructura con una forma bastante particular y nunca antes se había hecho nada en ella, ya tocaba», explicó Juan Cañal, presidente de la fundación y alcalde de Nava. El museo fue inaugurado en 1996 y hasta el pasado año no se había llevado a cabo ninguna reparación de envergadura en las instalaciones.

La del tejado será la actuación más importante, pero no será la única. También se llevarán a cabo labores de limpieza exhaustiva de los diferentes elementos, una puesta a punto, y se estudiará el cambio de las luminarias a led para reducir el coste en electricidad. «Disponemos de presupuesto y la intención es que una vez superada la crisis económica que tuvo el museo en los últimos años y dejar atrás los números rojos podamos dedicarnos a mejorarlo y a generar actividad», apuntó Cañal.

En este sentido, el equipamiento cerró el pasado mes de diciembre con cerca de 17.000 visitas a lo largo del año, una cifra superior a la de 2016 y que los patronos confían en seguir aumentando de forma paulatina. El objetivo, que el presidente reconoce «ambicioso», pasa por alcanzar las 30.000. Además, el pasado año hubo un incremento de turistas extranjeros, sobre todo de Alemania, Bélgica y Holanda, así como de visitas de centros escolares.

Entre los retos pendientes, la Fundación de la Sidra también tiene el de contratar a un coordinador o director, una figura ausente desde que en 2014 Elías Carrocera presentó su dimisión. Asimismo, el pasado mes de diciembre, durante la entrega de los premios del Campeonato Oficial de Escanciadores, el coordinador, Enrique Tuya, reivindicó que el equipamiento tenga un espacio dedicado a los ganadores.

Señalización en la A-64

Por otro lado, el Museo de la Sidra continúa sin señalizar en la A-64, una cuestión que depende tanto del Principado, que debe incluirlo en el listado para la señalización turística homologada de lugares de interés, como del Gobierno central, encargado de autorizarlo, algo que no ocurre desde 2013, cuando se llevó a cabo el último procedimiento.

La última en reivindicar la señalización fue Ana Emilia Ordóñez, hostelera de Nava, que aprovechó la visita que el presidente del Principado, Javier Fernández, y el consejero de Educación, Genaro Alonso, hicieron a su puesto en el mercado del Día de Asturias para hacer la petición. Alonso se comprometió a tramitarlo antes de fin de año, pero en Nava siguen esperando.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos