Nava supera la media regional en consumo de alcohol y antidepresivos

Varios de los participantes en la elaboración del diagnóstico de salud de Nava. / PABLO NOSTI
Varios de los participantes en la elaboración del diagnóstico de salud de Nava. / PABLO NOSTI

Los vecinos valoran su estado de salud como «muy bueno», aunque la proporción de enfermos crónicos es alta y un 27% está en riesgo de exclusión

LYDIA IS NAVA.

Con 95,81 kilómetros cuadrados de superficie y 5.346 habitantes -último dato registrado en 2016- de los que el 27,5% son mayores de sesenta años y solo un 13% menores de dieciocho, el de Nava es un municipio envejecido. Además, se sitúa en los puestos más bajos en varios de los parámetros que analiza el Observatorio de Salud de Asturias, por lo que la Mesa Intersectorial de Salud creada en 2014 en el concejo se ha puesto como objetivo realizar un diagnóstico completo sobre la realidad municipal.

«Fuimos organizando diferentes actividades y vimos que hacía falta elaborar un estudio con las necesidades reales, que fuera participativo, que involucrara a los propios vecinos para que ellos mismos detectaran las carencias y destacaran los aspectos positivos», explica la coordinadora, Adriana Fernández, técnica responsable del área de salud de la Mancomunidad Comarca de la Sidra. Así que hace unos meses se pusieron manos a la obra, crearon dos grupos de discusión -uno con el grupo de participación juvenil y otro con asociaciones y juntas vecinales- y ya tienen redactado un documento de 35 páginas en formato borrador al que se pueden aportar o eliminar ideas.

El informe
Sobre el estado de salud de los vecinos de Nava y los recursos disponibles.
La elaboración
Promovido por la Mesa Intersectorial de Salud, integrada por Ayuntamiento, centro de salud, centros educativos, Policía Local, Guardia Civil, técnicos de la Comarca de la Sidra, grupo de participación juvenil, juntas vecinales y asociaciones.
Los problemas
Una población envejecida, cuya mayor causa de mortandad son los tumores; con numerosos enfermos crónicos y un elevado consumo de ansiolíticos, antidepresivos y alcohol.

La intención es aprobarlo de forma definitiva después del verano para comenzar a planificar actividades que sirvan como medidas correctoras de los problemas detectados. Según señala Fernández, primero se llevó a cabo un trabajo de recopilación de datos, entre los que se encuentran la información sociodemográfica y económica del concejo, así como los determinantes y resultados relacionados con la salud. Y también se desarrolló un análisis cualitativo para conceptualizar el tema de salud y enmarcarlo en una perspectiva más amplia de bienestar.

Entre las conclusiones, el informe señala que la mortandad en el Nava está ligada al envejecimiento y que hay una elevada proporción de personas con enfermedades crónicas. El municipio ocupa el puesto 72 en el ranking regional con un 50,60% frente al 43,34% de Asturias. En cuanto a las defunciones, el 30,12% están derivadas de tumores, seguidas con un 22,89% por las enfermedades del sistema circulatorio y con un 9,64% por las enfermedades del sistema respiratorio.

Asimismo, existe una autovaloración del estado de salud «buena», pero la realidad es que hay un consumo elevado de ansiolíticos, antidepresivos y alcohol, tal y como confirman los datos del Observatorio de Salud. En el primer caso, Nava ocupa el puesto 74 en el ranking, con un 32,75% de casos, muy por encima de los 22,59 de la media regional y en el segundo, ocupa el puesto 72 con un 10,69%, duplicando la media. Otro lo de los parámetros que se analizaron fue el nivel de estudios de la población. La mitad de los navetos tiene un nivel de estudios bajo y un 27% de la población está en riesgo de exclusión. «Las personas con estudios más bajos presentan resultados de salud inferiores, así como estilos de vida y conductas menos saludables», recoge el informe.

Propuestas de los jóvenes

En cuanto a recursos y personal sanitario, Nava tiene un centro de salud, un consultorio, tres farmacias y tres profesionales de medicina general, cuatro de enfermería, uno de odontología, uno de pediatría, uno de auxiliar de clínica, una matrona y una fisioterapeuta. Por otro lado, los integrantes del grupo de participación juvenil, concienciado con el problema, proponen varias actividades para mejorar estos datos. Por ejemplo, plantean realizar una campaña contra la contaminación y difundir sus consecuencias para el entorno, organizar cine en la calle, así como alternativas de ocio saludables. Las ideas de jóvenes y el resto de vecinos intentarán ponerse en marcha a partir del otoño.

Temas

Nava

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos