El nombramiento de Corrales como Hijo Adoptivo de Siero, a expensas de Foro

El exalcalde de Siero, Juan José Corrales. / PABLO NOSTI

«Yo no tenía la culpa de nada», afirma el exalcalde socialista tras saldar la deuda de 100.706 euros con el Ayuntamiento por el pago irregular a los funcionarios

J. C. D. POLA DE SIERO.

La propuesta del Pinsi para nombrar al exalcalde socialista de Siero Juan José Corrales como Hijo Adoptivo de Siero saldrá adelante dependiendo del voto del grupo de Foro Asturias. La petición podría ir al Pleno ordinario de la próxima semana, aunque la decisión final se adoptará en la junta de portavoces del lunes.

El portavoz del Pinsi, Juan Camino, se muestra optimista, porque confía en obtener los apoyos del PSOE, Foro, PVF y el concejal no adscrito Javier Seoane, lo que sumaría un total de quince votos. Sin embargo, desde las filas de Foro guardan un mutismo total y eluden desvelar cuál será el sentido de su voto. Si resulta favorable, o incluso si se abstienen, la propuesta quedaría aprobada por mayoría. Pero un voto contrario de Foro tumbaría este reconocimiento institucional, ya que parece claro que Somos Siero e Izquierda Unida se opondrán y que el PP y Ciudadanos van a optar por la abstención, lo que sumaría doce votos en contra por diez a favor.

La votación se produciría, además, en presencia del protagonista, quien ya le ha confirmado al portavoz del Pinsi su asistencia a la sesión plenaria. Corrales se encuentra, en la actualidad, convaleciente de una grave lesión cerebral que sufrió en marzo de 2015, y de la que se está recuperando con lentitud y mucho tesón.

Y, precisamente, el exalcalde de Siero entre los años 1999 y 2010 acaba de saldar la deuda de 100.706 euros, que tenía contraída con el Ayuntamiento de Siero por haber pagado, de forma irregular, a los funcionarios municipales salarios y prestaciones sociales por encima de la ley entre los años 1999 y 2001. Como desveló este diario en su momento, el regidor fue condenado en octubre de 2009 por el Tribunal de Cuentas a devolver 692.912 euros de su bolsillo. Sin embargo, el Tribunal Supremo aceptó en enero de 2012 un recurso de casación de Corrales y le eximió de reintegrar la cantidad correspondiente a los salarios, al considerar que se limitó a cumplir con un acuerdo plenario, pero le mantuvo 90.652 euros, correspondientes con los gastos farmacéuticos y las ayudas a las hipotecas para la compra de viviendas. A ello se le añadían los intereses, pero también que la plantilla reintegró desde 2008 parte del dinero cobrado de más.

«Yo no tenía la culpa de nada, pero se cumplió la sentencia y ya no se debe nada», comentó ayer Corrales a este diario, quien dejó entrever, sin ningún rencor, el castigo tan severo que recibió, pese a no haberse apropiado de un solo euro y en comparación con los escándalos diarios que vive el país. «Veo mucho de lo que pasa por ahí, pero me callo y me dedico a mis cosas», concluyó.

Fotos

Vídeos