Noreña elimina las últimas tuberías de plomo que quedaban en la ciudad

Amparo Antuña y Pelayo Suárez en la calle Naranjo de Bulnes. / NOSTI
Amparo Antuña y Pelayo Suárez en la calle Naranjo de Bulnes. / NOSTI

El Ayuntamiento invierte 50.000 euros en las obras de mejora del pavimento, luminarias y red de agua de la calle Naranjo de Bulnes

MARCOS GUTIÉRREZ NOREÑA.

El Ayuntamiento de Noreña acaba de concluir las obras de adecuación y mejora del pavimento, iluminación y abastecimiento de la calle Naranjo de Bulnes. Una obra de especial importancia, ya que era la única zona de la Villa Condal en la que todavía sobrevivían acometidas de abastecimiento de agua de plomo. El concejal de Urbanismo, Obras y Servicios de Noreña, Pelayo Suárez, destacó que en este proyecto de «renovación del pavimento del vial» se ha actuado en una superficie de, aproximadamente, 800 metros cuadrados.

Además del pavimento de la calzada y las aceras se ha aprovechado «para corregir la entrada a una cochera en la que había baldosa de taco y estaba mal señalizada». La mejora en Naranjo de Bulnes ha contribuido a solucionar un problema que, hasta ahora, era especialmente habitual en la zona: «Hemos procedido a señalizar los aparcamientos para evitar que en el cuello de botella de la calle haya problemas de congestión del tráfico, ya que en caso de emergencia en muchas ocasiones no se hubiera podido pasar». También se ha añadido un punto más de iluminación y se han sustituido las luminarias por otras de tecnología LED y menor consumo. Sin embargo, Pelayo Suárez destacó que «la razón principal de la obra» fue la de sustituir las acometidas de abastecimiento de agua de plomo «que eran las únicas que quedaban en Noreña y suponían un problema que había que solventar». La obra tuvo un presupuesto de 48.000 euros y se llevo a cabo en un mes, la mitad de lo previsto inicialmente.

Temas

Noreña

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos