Una nueva oleada de robos en varios negocios desata la alarma en Lugones

Estado en el que quedó la puerta del Copos. / NOSTI
Estado en el que quedó la puerta del Copos. / NOSTI

Los ladrones se llevaron en la madrugada de ayer la caja registradora, una máquina de cambio y una tragaperras tras alunizar la cafetería Copos

LYDIA IS LUGONES.

Tras varios meses de aparente tranquilidad, la preocupación por los robos ha vuelto a Lugones. En los últimos quince días han sido asaltados media docena de establecimientos, así como el garaje de un bloque de viviendas de la urbanización Malvarán, donde varios vehículos sufrieron destrozos.

Los ladrones volvieron a actuar ayer mismo. Eran poco más de las siete de la mañana cuando un turismo se empotró contra la puerta de la cafetería Copos, ubicada en la avenida de Oviedo, una de las calles principales de la localidad. El alunizaje provocó que el acceso al local quedara completamente destrozado, ya que el impacto movió incluso la pared de carga. Una vez en el interior, los cacos se hicieron con la caja registradora, una máquina de cambio y una tragaperras.

«Es una sensación de inseguridad total, está claro que hay que hacer algo», señaló Eduardo Ferreira, padre del propietario del negocio y dueño de una peluquería cercana. No es la primera vez que su hijo sufre un robo por el método de alunizaje, hace unos años utilizaron un camión pequeño para reventar la puerta. Ferreira se muestra partidario de implantar la figura de los serenos. «Soy consciente de que no hay suficientes agentes de policía para lo grande que es Siero, pero entonces hay que buscar otras soluciones», defiende. Ayer fue una vecina que vive en el edificio de la cafetería la que alertó de lo ocurrido.

La investigación ya está en marcha y el local cuenta con cámaras de seguridad, por lo que al asalto quedó registrado. Sin embargo, los destrozos obligarán a mantenerlo cerrado varios días y con personal de vigilancia. «Ya no es solo que te roben, son los daños que causan y el dinero que te hacen perder», lamentó Ferreira.

También ayer amaneció con la luna rota la pescadería Cabo Peñas, en la avenida de Viella. Más suerte corrió Javier Mesa hace unos días. Las cámaras del bar M, ubicado en el parque de La Paz, grabaron a dos individuos que trataron de reventar a cara descubierta el cristal de la puerta con la tapa de una alcantarilla. No lo lograron porque es blindado, pero esa misma noche entraron en otros tres bares. «Llevamos un mes abrasados, vienen a por las tragaperras, se nota que saben cómo funcionan y las tienen controladas», apunta. Sin embargo, rechaza que Lugones sea una localidad insegura. «Son ciclos, va por épocas», añade.

Fotos

Vídeos