La octava modificación del PGOU de Siero volverá al Pleno en septiembre

La concejala de Urbanismo, Noelia Macías (segunda por la izquierda) en un Pleno de Siero. / S. S. MARTÍN
La concejala de Urbanismo, Noelia Macías (segunda por la izquierda) en un Pleno de Siero. / S. S. MARTÍN

El Ayuntamiento ha realizado todos los cambios que le indicó la CUOTA en diciembre de 2016 y ha incorporado los informes sectoriales

JOSÉ CEZÓN POLA DE SIERO.

La octava modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbana Siero (PGOU) irá a principios de septiembre a un Pleno extraordinario para proceder de nuevo a su aprobación inicial. El Ayuntamiento de Siero ha realizado ya todos los cambios que le planteó la Comisión Urbanística de Ordenación del Territorio de Asturias (CUOTA), en un informe emitido en diciembre del año pasado, y también ha recibido varios informes sectoriales.

Tras la aprobación inicial, que contará con total seguridad con una holgada mayoría plenaria, se abrirá un nuevo período de información pública y se remitirá otra vez a la CUOTA antes de la aprobación definitiva. La concejala de Urbanismo de Siero, Noelia Macías, reconocía ayer que «el proceso se demoró mucho más de lo deseado», pero confía en que esta vez salga adelante la tramitación y con el consenso de todos los grupos políticos.

La octava modificación del PGOU -que está en vigor desde el año 2006- se aprobó inicialmente, por primera vez, en el Pleno del 17 de marzo de 2016. Pero cuando se envió a la CUOTA, este organismo autonómico solicitó una serie de modificaciones y los citados informes de la Dirección General de Comercio y Turismo, la Dirección General de Infraestructuras y Transportes, la Demarcación de Carreteras del Estado en Asturias y la Confederación Hidrográfica del Cantábrico.

Tras recibir esos informes, los técnicos municipales de Siero elaboraron otro documento, que es el que irá ahora a Pleno. Macías explicó que, por recomendación de la Cuota, el nuevo texto ha eliminado algunas de las modificaciones incluidas en el anterior, pero que se retomarán cuando se aborde la revisión integral del PGOU.

Una modificación importante que se mantiene es la reserva de una docena de espacios en el concejo para el asentamiento de actividades potencialmente molestas, insalubres, nocivas o peligrosas, como podrían ser los polémicos hornos crematorios. Todas esas manchas de terreno estarán situadas a una distancia mínima de 500 metros con los núcleos de población. La concejala puntualizó que esa delimitación no significa, en modo alguno, que el Ayuntamiento vaya a incentivar la llegada de ese tipo de actividades a Siero, sino que aquellas empresas que soliciten una licencia, y cumplan con todos los requisitos legales, deberán instalarse oblitatoriamente en esos espacios determinados.

En la ampliación del uso comercial, tanto en suelo urbano no consolidado como en suelo urbanizable, se atendió una sugerencia para diferenciar la ordenanza de uso comercial del industrial. Y en la modificación relativa a las edificaciones que han quedado fuera del planeamiento, se va a aplicar una medida intermedia que permitirá solucionar casos como el que afectó a la familia Bueno, de Lugones, que perdió su vivienda en un incendio y luego no podía reedificar en la misma parcela. Pero en un futuro, se pretende realizar incluso un registro municipal para identificar esos inmuebles.

Una modificación excluida del nuevo documento es la ampliación del uso de una parcela municipal de Paredes, de 28.000 metros cuadrados de superficie, que esperará a la futura revisión del PGOU.

Macías comentó que «habrá que esperar a ver cómo se tramita en la CUOTA» el nuevo documento con la octava modificación puntual, pero su intención es poder iniciar esa revisión integral del PGOU antes de concluir el presente mandato, aunque el proceso largo y muy laborioso.

Fotos

Vídeos