Un orgullo que dura ya 25 años

Antonio Virgili y Marcos Luego, en el centro, con los galardones en las manos. / P. LORENZANA

El presidente de Amigos de Grado volvió a reclamar en su discruso la construcción en la villa de un auditorio y conservatorioGrado entrega sus 'Moscones de Oro' a RTPA y al diseñador Marcos Luengo

G. D. -R. GRADO.

La construcción de la capilla de Los Dolores acogió ayer la entrega de los premios 'Moscones de oro' en su vigésimo quinto aniversario. El diseñador Marcos Luego y el ente de comunicación del Principado de Asturias, RTPA, fueron los galardonados en esta edicicón de los galardones que entrega la Asociación de Amigos de Grado y que han llenado de actividades culturales la villa durante la última semana.

El acto arrancó con un desfile conducido por la Real Banda de Gaitas Ciudad de Oviedo, que también celebra un cuarto de siglo, hasta la capilla de Los Dolores y en el que participaron los premiados e invitados al acto. Entre ellos, el alcalde, José Luis Trabanco; el vicenconsejero de Cultura, Vicente Domínguez; el expresidente del Gobierno, el senador Vicente Álvarez Areces y también el concejal de Cultura del Ayuntamiento de Oviedo, Roberto Sánchez Ramos, 'Rivi', por Riviellas, la aldea moscona en la que nació hace ya casi 64 años.

Ya en la que fuera capilla del palacio de Miranda-Valdecarzana todo el protagonismo fue para los premiados. Un emocionado Marcos Luego (Moscón de Oro Local), cuya figura y trayectoria glosó su prima la periodista y presentadora María Luengo, recordaba a su padre y sus origenes en la villa. El Moscón de Oro Nacional recayó en RTPA por su contribución a la promoción y desarrollo de la cultura popular asturiana, que nos define como pueblo,, según el acta del jurado. El director general del ente, el ovetense Antonio Virgili, recogió el premio, después de que la periodista Diana Sánchez repasase la trayectoria de RTPA y su defensa de todo lo asturiano y su cultura.

Auditorio

El presidente de la Asociación de Amigos de Grado volvió a reclamar y reivindicar la construcción de un auditorio y conservatiorio polivalente para Grado, una vieja reclamación que Claudio Menéndez de la Riera no olvidó en su discurso con la esperanza de que tenga más eco que en anteriores ocasiones.

Los premios despidieron su primer cuarto de siglo con un concierto del Ochote Langreano y un almuerzo al que asistieron centenares de vecinos y orgullos moscones.

Fotos

Vídeos