Los padres de la escuela de música de Posada ven insatisfactorios los nuevos horarios

M. G. POSADA.

Los padres de la Escuela Municipal de Música de Llanera afectados por los horarios del centro recibieron el martes una nueva propuesta para reubicar a sus hijos. No obstante, las posibilidades que se les ofrecen desde el centro distan mucho de satisfacer sus demandas, señalaron ayer algunos de sus portavoces. Este grupo de catorce padres de alumnos expresaron a principio de curso su malestar, ya que en el centro educativo de Posada varios niños de entre 9 y 10 años tienen que acudir a clase en un horario (de ocho de la tarde a diez de la noche) demasiado tardío para su edad.

De acuerdo con sus representantes, desde la escuela se les habría ofrecido, por ejemplo, la posibilidad de partir en dos periodos de 30 y 60 minutos las clases a lo largo de la tarde, de manera que no terminasen a horas incompatibles con la edad de los niños. No obstante explicaron que esta alternativa supone que los alumnos tengan que pasar, en la práctica, toda la tarde en las instalaciones. Asimismo, se les dio la opción de incorporarse a la clase de la profesora de piano clásico, la cual desechan por no adecuarse al nivel y capacidad de los pequeños.

Los padres apuntaron, asimismo, que la reunión prevista entre los profesores del centro y el alcalde de Llanera, Gerardo Sanz, no tuvo finalmente lugar. Esta misma semana, las madres, padres y el alumnado adulto de la Escuela Municipal de Música de Llanera dieron los primeros pasos para constituirse en asociación. Se plantean obtener representación legítima en los órganos del centro, rebajar las tensiones y «la conflictividad que se está gestando entre el Ayuntamiento y la comunidad educativa», apuntaron.

Temas

Llanera

Fotos

Vídeos