Panero cifra en más de 3.000 euros los daños en su coche tras el intento de robo

Varios de los daños provocados en el Porche Cayenne. / FOTOS: NOSTI

Los siete asaltantes la emprendieron a golpes contra el turismo y su propietario tras ser sorprendidos robando chatarra en una cuadra

LYDIA IS NOREÑA.

«Podía haber sido mucho peor, no me mataron de milagro». Veinticuatro horas después de haberse enfrentado a siete hombres a los que sorprendió cuando intentaban robar chatarra en una cuadra del Matadero Central de Asturias, el empresario sierense Luis Alberto Sánchez Panero, propietario de las instalaciones ubicadas en Noreña, aún tenía el susto en el cuerpo. «Son decisiones que tomas en caliente porque ahora, pensándolo en frío, soy consciente de que no debería haberme arriesgado tanto, podrían haberme dejado en el sitio», reconoce.

Ayer pasó buena parte de la mañana en el Puesto de la Guardia Civil de Noreña prestando declaración, ya que la investigación sigue abierta. Los asaltantes, que finalmente no lograron llevarse nada de mercancía, fueron identificados el mismo día de los hechos tras una persecución de película que terminó en plena autovía.

Todo empezó cuando a final de la mañana del lunes el empresario se dirigía en su coche a una de sus actividades rutinarias, controlar la descarga de ganado. «Había varios trabajadores en esa zona e hice lo que hago siempre, ir a ver que todo marchaba bien, fue cuando me di cuenta de lo que estaba pasando y no lo pensé», relata. Al verse sorprendidos, los ladrones dejaron la carga e intentaron huir, pero Panero les había cerrado el paso con su vehículo. Fue entonces cuando la emprendieron a golpes contra el turismo y luego contra el empresario, al que lograron arrebatarle la llave para mover el coche. El ruido de la descarga de los animales provocó que los empleados no se enterasen del ataque.

Luego huyeron en la furgoneta en la que habían llegado y Panero emprendió una persecución de varios kilómetros en la que llegó a adelantar a los asaltantes, momento que aprovecharon para embestirle con la furgoneta. La aventura terminó con la actuación de varias patrullas de la Guardia Civil.

Panero hizo ayer balance de los daños. «Para lo que pudo haber sido porque eran siete contra uno y lograron inmovilizarme, estoy bastante bien», explicó. El empresario presenta varias contusiones y hematomas en el cuerpo, sobre todo en ambos brazos.

Por otro lado, los ladrones rompieron un candado para acceder a la cuadra y provocaron varios destrozos en el vehículo de Panero, un Porche Cayenne, sobre todo en la parte trasera, los dos tubos de escape y las puertas, con varias abolladuras. «Aún estoy pendiente de que el seguro lo valore, pero como mínimo, son tres mil euros en daños», apuntó.

Asimismo, desde que se hizo público el ataque, el empresario no ha dejado de recibir mensajes de apoyo que ensalzan su valentía por haber hecho frente a los ladrones.

Fotos

Vídeos