La parroquia de San Félix prepara nuevas mejoras en el cementerio de Lugones

Vista del interior del cementerio de Lugones, en el barrio de El Carbayu. /  SUSANA SAN MARTÍN
Vista del interior del cementerio de Lugones, en el barrio de El Carbayu. / SUSANA SAN MARTÍN

Desbrozará la maleza de las paredes, eliminará la hiedra que penetra en las juntas de ciertos muros y reparará la antigua sala de autopsias

MARCOS GUTIÉRREZ LUGONES.

El cementerio de Lugones, situado en el barrio de El Carbayu, está recibiendo un lavado de cara. La parroquia de San Félix ya está llevando a cabo una serie de trabajos para mejorar no solo la imagen del equipamiento, sino también para favorecer un mejor aprovechamiento de instalaciones que ya no se estaban utilizando. Estas obras buscan, sobre todo, eliminar la vegetación que amenaza algunos de los muros. Joaquín Manuel Serrano, párroco de Lugones, explicó que las obras consisten, fundamentalmente, en «desbrozar la maleza de los alrededores de los muros perimetrales, cargar paredes y pintar».

«También en el mes de junio sanearemos con carga y pintado los nichos que más lo necesiten, así como igualmente en los aleros», resaltó y añadió que otro de los trabajos pasa por «reponer los números de las filas de las baterías que se hayan caído».

Cambio de utilidad

Desde la parroquia se quiere aprovechar el espacio en algunas instalaciones que, a día de hoy, se encuentran en desuso. Se procederá a reparar y adecentar la antigua sala de autopsias, innecesaria actualmente, para convertirla en un pequeño almacén para el servicio de mantenimiento del camposanto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos