La parroquia de Lugones busca fieles que apadrinen la renovación de sus bancos

Joaquín Manuel Serrano junto a los bancos objeto de renovación. /  SUSANA SAN MARTÍN
Joaquín Manuel Serrano junto a los bancos objeto de renovación. / SUSANA SAN MARTÍN

MARCOS GUTIÉRREZ LUGONES.

La parroquia de San Félix de Lugones se encuentra inmersa en un proceso de renovación. Sus 36 vetustos bancos necesitan fieles que los apadrinen y eso es, precisamente, lo que está buscando el párroco Joaquín Manuel Serrano. El sacerdote explicó que los asientos del templo «son los primeros y únicos que hemos tenido desde la guerra y han pasado por muchos avatares». Comentó que en un momento se planteó «la opción de arreglarlos, pero suponía un disparate desde el punto de vista económico». La idea de desarrollar esta suerte de crowdfunding o mecenazgo para sustituir los bancos de San Félix surgió «cuando tratamos de ser un poco creativos. Hay que tener en cuenta que en nuestra parroquia hay gente muy humilde, pero que siempre ha respondido bien, en función de sus posibilidades. Entonces fue cuando nos planteamos la idea de apadrinar un banco».

Una carpintería de Infiesto será la encargada de entregar el nuevo mobiliario. Los fieles pueden apadrinar dos modelos: el pequeño de dos metros y medio, por 740 euros, y el grande de tres metros, por 770 euros. «De momento hemos logrado que apadrinen tres, dos grandes y uno pequeño», comentó el cura de Lugones. El coste total es de unos de 33.000 euros. Joaquín Manuel Serrano explicó que su deseo es que, para los fieles, San Félix «sea su hogar y aquí toca hacer reformas de vez en cuando, al igual que a veces hay que cambiar la nevera de casa». Pese a que no figurará de manera explícita en cada uno de los bancos (que llegarán a la parroquia previsiblemente en junio), sí se expedirá un documento en el que constará cada uno de los particulares, familias o negocios que han puesto su granito de arena en el patrocinio.

La decisión de incorporar una nueva serie de asientos y la manera en la que se iba a financiar el proyecto (o una parte, al menos) pasó previamente por el consejo pastoral y económico, con el asesoramiento de un carpintero local y un restaurador de Gijón. El párroco resaltó que «intentaremos rentabilizar los viejos bancos para compensar el gasto», aunque si esto no fuera posible también se contempla cederlos «a parroquias que los necesiten más».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos