Piden cinco años de prisión para un ciclista que se exhibía y se masturbaba en sendas de Siero

El hombre mostró sus genitales y se masturbó en tres ocasiones, entre septiembre de 2015 y agosto de 2016, delante de dos mujeres y tres niñas

LYDIA IS POLA DE SIERO.

Entre septiembre de 2015 y agosto de 2016, un ciclista aprovechaba sus salidas en bicicleta por varias sendas peatonales de Siero para exhibirse y masturbarse delante de mujeres.

Lo hizo al menos en tres ocasiones por las que fue denunciado y por las que el lunes se sentará en el banquillo del Juzgado de lo Penal número 3 de Oviedo. Está acusado de tres delitos sexuales presuntamente cometidos contra dos mujeres, tres niñas y un bebé. La vista oral está fijada a las once de la mañana.

LOS HECHOS

17 de septiembre de 2015:
el hombre circula con el pene fuera y hace caer a una cicloturista por la senda que une la Pola y Lieres.
9 de mayo de 2016:
se baja los pantalones ante una mujer y sus dos hijas, de 12 y 5 meses, en un camino próximo a Xixún.
11 de agosto de 2016:
se sacó el pene ante dos menores de catorce años en la senda peatonal que une la Pola y El Berrón.

La Fiscalía del Principado solicita para él cinco años de prisión, diez de libertad vigilada con la obligación de participar en programas de educación sexual y diez de inhabilitación para desempeñar cualquier profesión u oficio que comporte el contacto con menores.

El primer episodio tuvo lugar el 17 de septiembre de 2015, sobre las siete y media de la tarde, cuando el acusado transitaba en bicicleta por la senda del río Nora en su tramo entre Pola de Siero y Lieres y observó a una cicloturista de 22 años. «Tras adelantarla en varias ocasiones, se puso a circular a su lado con el pene fuera de la ropa, sonriéndole, llamándola guapa a la vez que, tocándose sus órganos genitales, le decía que le mirara», describe el relato del Ministerio Fiscal, que añade que «durante unos diez minutos la joven trató de dejarle atrás, pero no pudo, llegando un momento en que el acusado le hizo caer de la bicicleta. La joven se sentó en un banco, quedando inmóvil presa del miedo y sin reacción, momento en el que se dirigió a ella y comenzó a masturbarse y a hablarle con términos soeces, cogiéndole varias veces por el pelo».

Ocho meses después, el 9 de mayo de 2016, en torno a las cuatro de la tarde, el hombre, nuevamente en bicicleta, se acercó a una vecina de Xixún que paseaba por un camino cercano a la localidad acompañada de sus dos hijas, de doce años y cinco meses, se bajó los pantalones y comenzó a masturbarse.

El último episodio tuvo lugar el 11 de agosto, sobre las siete de la tarde, en la senda que une la Pola y El Berrón, cuando tras encontrarse con dos menores de catorce años, se sacó el pene. «Las niñas vieron a dos personas que se acercaban, así que corrieron hacia ellas y el acusado aprovechó para huir», recoge el escrito.

La Fiscalía considera que los hechos son constitutivos de un delito de agresión sexual y de dos delitos de exhibicionismo y provocación sexual. En su petición, incluye la prohibición de acudir a cualquier senda peatonal que se encuentre fuera del casco urbano de las ciudades y 3.000 euros de indemnización para la joven ciclista y 1.000 para la madre y las dos menores.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos