El Pleno de Llanera aprueba el reglamento de acceso a las viviendas sociales de Posada

José María Vega y Gerardo Sanz en las casas de los maestros. /  E. C.
José María Vega y Gerardo Sanz en las casas de los maestros. / E. C.

Concluyen los trabajos de derribo del bloque A de las casas de los maestros, unas obras que han supuesto un coste de 84.600 euros

MARCOS GUTIÉRREZ POSADA DE LLANERA.

El Pleno municipal de Llanera aprobó ayer, con el único voto en contra del PP, el reglamento de acceso a las viviendas de propiedad municipal que se habilitarán en la zona de las casas de los maestros de Posada. Precisamente ayer concluyó el derribo del bloque A tras un mes de obras.

La concejala Belén Rodríguez ejerció como portavoz del PP en una sesión plenaria en la que, por primera vez en siete años, no fue Silverio Argüelles el encargado de ejercer tales funciones -a apenas una semana de que se celebre la junta local de los populares llanerenses, en la que se elegirá al nuevo presidente-.

Rodríguez justificó el voto en contra de su formación al reglamento «no porque el PP esté en contra de las viviendas sociales; simplemente creemos que la ubicación de las mismas no es la adecuada». Añadió que «tanto la comunidad educativa como los vecinos de la zona» tampoco son partidarios de que se habiliten unas viviendas sociales junto al colegio público San José de Calasanz. El portavoz de Izquierda Unida, José María Vega, insistió en el hecho de que a la hora de favorecer el acceso a las viviendas sociales que se construyan se va a primar a aquellos solicitantes empadronados y residentes en Llanera de manera continuada durante los dos años previos a la petición.

En esta línea, destacó que se pretende facilitar la posibilidad de disponer de una vivienda digna a colectivos como discapacitados, dependientes o personas con movilidad reducida; mujeres víctimas de violencia de género; personas mayores de 65 años con pensiones bajas; personas mayores de 55 años paradas de larga duración y menores de 35 años.

Precisamente ayer concluyeron los trabajos de derribo del bloque A de las antiguas casas de los maestros de Posada que se han desarrollado a lo largo del último mes. El alcalde de Llanera, Gerardo Sanz, recepcionó las obras, que han supuesto un coste de 84.598 euros. El proyecto ha supuesto la demolición de un bloque de cuatro plantas, con una superficie a derribar de 675 metros cuadrados.

Sanz destacó que se soluciona «un problema que se venía prolongando en el tiempo sin que nadie lo afrontase». En esta línea, recordó que «desde que en 2002 comenzó el expediente de desafección no se había avanzado en ningún aspecto. Esa paralización provocó el progresivo deterioro de los edificios y de la zona en la que se ubican. Ahora se están dando pasos firmes para recuperar la zona y además, poder aprovechar unos recursos que el Ayuntamiento tiene. Sobre todo en un tema tan importante y necesario como la vivienda».

En la sesión plenaria de ayer también se aprobó por unanimidad la aprobación de las bases reguladoras de las subvenciones para ayudas a estudios y becas para comedores escolares para el curso 2018-2019. También salió adelante la propuesta de adhesión de Llanera a la Red Española de Ciudades Saludables. La concejala de Sanidad, Isabel Fernández, valoró que el municipio sea uno de los once asturianos que se han sumado a la red.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos