Pola de Siero se deja seducir por el embrujo del mejor jazz

Toni Mora da una explicación a sus alumnos de guitarra.
Toni Mora da una explicación a sus alumnos de guitarra. / PABLO NOSTI

La decimocuarta edición del seminario de improvisación da comienzo con ocho alumnos más que el año pasado

MARCOS GUTIÉRREZ POLA DE SIERO.

Monk, Coltrane, Getz o Sara Vaughan podrían tener a sus sucesores esperándoles en Siero. Ayer se presentó la decimocuarta edición del seminario de improvisación de Siero, centrado en esta ocasión en el jazz y su relación con las músicas del mundo.

Toni Mora, profesor de guitarra del seminario, destacó que «la primera toma de contacto ha resultado muy bien». En el aula infantil, veinticuatro niños de entre 7 y 15 años se afanan por sacar el máximo partido de las explicaciones de Marco Martínez, profesor, director pedagógico y responsable de la parte musical del curso. «Los niños acaban de llegar, pero se portan muy bien», explicó.

Pese a todo, algunos de los pequeños que participan en el aula no son ajenos a las enseñanzas que se imparten en el seminario sierense. La coordinadora Mercedes Rodríguez apuntó que «este año hay caras conocidas», en referencia a los siete niños que repiten experiencia en esta acción formativa.

Las aulas de melódicos, voz, piano bajo y contrabajo se encontraban ayer a rebosar. De hecho, el seminario cuenta con 79 alumnos en total (55 adultos y 24 del aula infantil), ocho más que el año pasado. «Ojalá que siga la afición a la música en próximas ediciones», dijo la concejala de Cultura, Aurora Cienfuegos. Los alumnos vienen de todo el Principado, además de otras comunidades autónomas como Galicia, Euskadi y Madrid.

En las aulas hay desde pequeños de 7 años a músicos de 70. La actividad del curso, que se desarrollará hasta el viernes, incluye, ese mismo día, el concierto de los alumnos y la entrega de diplomas en el auditorio de Pola de Siero, así como la 'jam session' abierta, a las doce de la noche, en la taberna El Cuévano.

Temas

Siero

Fotos

Vídeos