El profesor de Ceceda reconoce que envió mensajes de índole sexual al alumno

El profesor de Ceceda reconoce que envió mensajes de índole sexual al alumno
El acusado, con gafas de sol y cazadora azul, en los juzgados. / PIÑA

Defiende que están «descontextualizados» y se declara inocente de abusar sexualmente del niño de 9 años al que entregó regalos

CECILIA PÉREZ OVIEDO.

El profesor interino de Educación Infantil detenido en 2016 como presunto autor de un delito de abuso sexual continuado hacia un menor de 9 años, alumno de las escuelas de Ceceda en Nava, se declaró ayer inocente de los hechos que le imputa la Fiscalía del Principado de Asturias. Lo hizo durante la vista oral en el Juzgado de lo Penal número 1 de Oviedo, a puerta cerrada. El docente está acusado de haber mantenido conversaciones sobre temas sexuales con el niño, al que agasajaba con regalos.

El procesado mantuvo su inocencia aunque reconoció que sí había mantenido conversaciones y enviado mensajes de índole sexual al estudiante, que pero fueron «descontextualizados». Así lo explicó el abogado de la acusación particular, Luis Tuero, a la salida de la vista oral.

Según el letrado que representa a la madre del menor, el docente también reconoció haber dado regalos al niño, entre ellos unos mandos a distancia, un volante y unos pedales para la Play Station así como diversos juegos. Eso sí, el acusado lo justificó explicando que «le sobraban y el niño los quería».

La Fiscalía y la acusación particular mantienen la petición de pena de dos años

Tanto la acusación particular como la Fiscalía mantuvieron la pena de prisión de dos años por abuso sexual. La defensa del acusado solicitó su libre absolución.

La tipificación de este delito para este caso concreto, a pesar de no haberse producido abuso ni contacto físico con el menor, responde a una medida preventiva de índole penal para delitos de 'grooming', explicó Tuero. Este ilícito se produce cuando un adulto, de forma deliberada, intenta conseguir el afecto y el cariño de un menor con el único objetivo de adquirir material de contenido sexual a través de medios tecnológicos. El Código Penal lo incluyó como delito en el año 2010 y acarrea penas de entre uno a tres años de prisión.

Visto para sentencia

En las conclusiones, la Fiscalía y la acusación particular mantuvieron que el acusado, que hoy cuenta con 35 años, comenzó a relacionarse en noviembre de 2015 con varios alumnos del Colegio Rural Agrupado de Ceceda, de entre 6 y 12 años, con los que jugaba en ocasiones en el patio «y a los que prodigaba abundantes besos y abrazos». Una vez que, a través de este procedimiento, se ganó la confianza del menor de 9 años, comenzó a mantener con él conversaciones a través de la aplicación Skype durante las noches de los fines de semana, que se prolongaron hasta febrero de 2016. «En todas ellas comenzaba hablando de cuestiones de interés del niño, como el fútbol o el colegio, pero luego desviaba la conversación a temas sexuales totalmente inapropiados y alejados de cualquier fin educativo o didáctico», añadió la Fiscalía, que aseguró que «consciente de que tales conversaciones no eran adecuadas, el acusado recordó al niño que las cosas de las que hablaban eran secretas». El menor recibió por parte del profesor, que fue apartado del cargo tras estos hechos, varios regalos. El juicio ha quedado visto para sentencia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos