La propiedad del antiguo economato de Lugones ultima la reparación del edificio

Los operarios, ayer, durante la primera jornada de trabajo en las antiguas instalaciones de Muebles Campa. /  SUSANA SAN MARTÍN
Los operarios, ayer, durante la primera jornada de trabajo en las antiguas instalaciones de Muebles Campa. / SUSANA SAN MARTÍN

El Ayuntamiento de Siero descarta su derribo al no estar en ruina y celebra el comienzo de la demolición de las instalaciones de Muebles Campa

LYDIA IS LUGONES.

La concejala de Urbanismo de Siero, Noelia Macías, anunció ayer que los técnicos municipales revisarán en los próximos días las obras de reparación llevadas a cabo por la propiedad del edificio del antiguo economato de Lugones, un inmueble del que varios vecinos de la avenida de Oviedo reclaman su demolición al considerar que constituye un peligro para la seguridad debido a su estado de abandono y a los habituales desprendimientos de elementos del tejado y de la fachada. Incluso el mes pasado presentaron más de un millar de firmas que apoyaban el derribo.

Sin embargo, la edil descarta de forma categórica esta posibilidad. «Los informes técnicos acreditan que el edificio no está en ruina, se trata de un expediente que se abrió hace mucho tiempo y que recientemente se llevó a comisión informativa para explicar a todos los grupos políticos que se había obligado a la propiedad a llevar a cabo varias reparaciones de entidad importante, que nos consta que están acabando y que próximamente se examinarán», explicó.

Macías realizó estas declaraciones durante su visita al inicio de los trabajos de demolición de la antigua fábrica de Muebles Campa, un edificio cercano al del antiguo economato, sin uso desde hace un lustro y este sí, declarado en ruina. Esta era una de las principales demandas de la ciudadanía de Lugones y si se cumplen los plazos, se verá cumplida en un mes.

Las obras en la fábrica de muebles, abandonada desde 2013, concluirán en un mes

La empresa Posada Organización es la encargada de llevar a cabo los trabajos y de adecentar un entorno que se había convertido en un foco de insalubridad y punto habitual de trapicheo. Incluso el pasado mes de diciembre fue hallado en las instalaciones el cadáver de un hombre.

La edil de Urbanismo detalló que primero se llevará a cabo la retirada del amianto existente, para lo que fue necesario tramitar una autorización especial, y destacó el trabajo técnico y político llevado a cabo a lo largo de la legislatura para desbloquear el expediente. La factoría cerró en 2013 y los terrenos, en manos de promotores privados y entidades bancarias, quedaron abandonados.

En cuanto a la existencia en la zona de una colonia de gatos, cuya cuidadora se personó en el expediente, Macías aseguró que «se le comunicó formalmente el inicio de las obras para que si quiere proceda a su traslado». Por su parte, Zania Tenas confirmó que se ha puesto en contacto con la empresa y que seguirá el desarrollo de los trabajos «para actuar si es necesario».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos