Proyecto Hombre implica a 1.585 alumnos de Siero en la prevención de drogas

L. I. A. POLA DE SIERO.

La Fundación CESPA-Proyecto Hombre implementó este año en Siero varios programas de educación para la salud y prevención de drogodependencias que han logrado implicar a 1.585 alumnos y 94 profesores. En total, son once los centros involucrados, dos más que en 2016; los colegios Celestino Montoto, Hermanos Arregui, Granda, Santa Bárbara, Carbayín Bajo, El Cotayo y Xentiquina, los institutos Río Nora, Escultor Juan de Villanueva y Astures y el Centro de Educación Para Personas Adultas.

Juan Maravall, técnico de prevención, dio a conocer ayer la memoria anual de Proyecto Hombre y explicó que esta es una de las principales actuaciones que se han desarrollado en el concejo a lo largo de 2017.

Por su parte, la Oficina de Información y Asesoramiento en Drogodependencias recibió 260 consultas, una cifra inferior a la del pasado año, en el que se registraron 315. Asimismo, se llevaron a cabo veintitrés sesiones de habilidades educativas para familias, a las que asistieron 175 personas y en el ámbito comunitario, la entidad impartió formación a los equipos de profesionales de los Servicios Sociales municipales.

En cuanto a las campañas, se realizaron para prevenir el VIH y otras infecciones de transmisión sexual, así como el consumo de alcohol y tabaco. Proyecto Hombre promovió también la creación de un audiovisual para la promoción de la salud, y colaboró con el Plan de Infancia para desarrollar intervenciones con los grupos de participación infantil.

Además de hacer un repaso por las actividades, Maravall presentó ayer la Escuela de Salud de Siero, que se pondrá en marcha mañana con una mesa redonda sobre el uso y abuso de los psicofármacos que tendrá lugar a las seis de la tarde en el Teatro Auditorio. Participarán José Ramón Hevia, jefe de Servicio de Promoción de la Salud y Participación de la Dirección General de Salud Pública; Rosa de Arquer, psicóloga y coordinadora de actividades del Teléfono de la Esperanza; y Francisco Abal, médico del consultorio de Carbayín Alto.

Por su parte, la concejala de Bienestar Social y Salud, Natividad Álvarez, hizo hincapié en las variables de género y edad que disparan el consumo de psicofármacos. «Son las mujeres mayores quienes más los consumen», apuntó. Asimismo, explicó que la intención es elaborar un programa de actividades para dar continuidad a la Escuela en 2018.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos