«Repetía ‘rescatad a Rubén y salvad a mi hija'»

Estado en el que quedaron las escaleras del edificio/Susana San Martín
Estado en el que quedaron las escaleras del edificio / Susana San Martín

Manuel Roces acogió a la mujer y la hija mayor del fallecido en su casa para salvarlas de las llamas | Los gritos de socorro de la mujer del fallecido alertaron a los vecinos del incendio

MARCOS GUTIÉRREZ

Los vecinos del portal número tres de la calle Río Magostales, en El Berrón, trataban aún de sobreponerse, a primera hora de la mañana, al incendio que se declaró en la madrugada en su edificio. Alicia Oliver, nieta de A. D. P. vecina de 84 años, explicó que se encontraba con su madre «durmiendo en casa cuando me dijo ‘algo pasa con tu abuela». Destacó que a su madre la llamó «una vecina del portal de enfrente». «Entonces empezamos a llamar a mi abuela al móvil, para ver si dábamos con ella», recordó. En este sentido, lamentó que «si se hubiera quedado en casa no le hubiera pasado nada; en realidad el pánico te nubla la mente».

Noticias relacionadas

«Repetía ‘rescatad a Rubén y salvad a mi hija'»

En este sentido, una dueña de un negocio de la zona cercano al edificio insistió en la idea de que «el humo siempre tira para arriba», lo que hubiera permitido a la mujer de 84 años y vecina del cuarto piso del edificio evitar el humo y las llamas del cuarto de contadores.

Guillermo Valle, vecino del cuarto piso del edificio, explicó que «nosotros oímos a la mujer del vecino del tercero gritando, y fue entonces cuando salimos unos y otros». Comentó que la mujer del fallecido, R. F. P., se pudo refugiar en casa de un vecino.

«A las dos y media de la mañana me levantaron de la cama para avisarme de que estaban quemando los contadores de la luz», indicó un vecino del quinto piso del edificio. «Los que nos quedamos en casa no nos pasó nada. Ellos intentaron salir y no pudieron; no se veía nada con el humo negro ya que era todo plástico lo que quemó; supongo que intentaron salir y como no se veía nada tiraron un piso más abajo y ahí quedaron».

«Me avisaron a las siete; conozco a todos los vecinos», destacó el propietario de un negocio de restauración situado junto al portal del edificio afectado por las llamas. Del fallecido destacó que era «muy servicial y muy buena gente».

«A las dos menos cuarto de la madrugada, oí unas voces que llamaban a alguien». En cuanto Manuel Roces Quirós escuchó esos gritos, supo que se trataba de «algo grave».

De inmediato, este vecino del primero F intentó encender la luz, pero el suministro se había interrumpido. «Ahí me dije: ‘mal asunto’». El hombre llamó a su hermana y juntos abrieron la puerta para descubrir qué estaba pasando. Fue entonces cuando vieron, entre la intensa humareda que tapaba la escalera, «a la mujer de Rubén y su hija mayor, que tiene quince años».

Acto seguido, cerraron la puerta y las acomodaron en el salón de la vivienda. «Las atendimos hasta que vinieron los bomberos y los médicos. Estaban muy nerviosas. Ella repetía: ‘rescatad a Rubén y salvad a mi hija’».

Incendio de madrugada en El Berrón

Los agentes de la Policía Local de Siero fueron los primeros en personarse en el lugar de los hechos. Además del fallecido y de los dos heridos graves, hay cuatro leves y todos los heridos han sido trasladados al Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) en Oviedo. Entre los heridos se encuentran una mujer de 39 años y una joven de 15, madre y hermana de la niña gravemente herida, y que previsiblemente serán dadas pronto de alta.

Al parecer, el incendio se originó en la zona de los contadores de la luz, en el portal del edificio. El Centro de Coordinación de Coordinación de Emergencias del 112 Asturias recibió varias llamadas en torno a las 02:20 horas, en las que alertaban de que el edificio se había quedado sin luz y que olía a quemado.

Los bomberos del SEPA desplazados al lugar encontraron en la zona del portal al hombre fallecido y a la niña y a la anciana que han resultado heridas muy graves. Inmediatamente, colocaron un ventilador en el hueco de la escalera para liberar de humo la zona y evitar que si había más vecinos intentando bajar resultasen intoxicados. Una vez ventilado el hueco de la escalera y sofocado el incendio se procedió a evacuar el edificio, al menos unas 30 personas.

Los bomberos dieron por extinguido el incendio a las 3:19 horas, y la Policía Nacional se hizo cargo de los trámites para el levantamiento del cadáver. Se solicitó la presencia en el incidente de técnicos de la compañía suministradora de electricidad para que revisen el estado en el que ha quedado la instalación.

Los bomberos realizaron varias mediciones con el explosímetro y comprobaron que no había monóxido en el inmueble antes de permitir que los vecinos regresaran a sus viviendas sobre las 03:45 horas. En las labores de extinción trabajaron once bomberos del SEPA de los parques de La Morgal, San Martín del Rey Aurelio y Villaviciosa, con seis autobombas, una de ellas nodriza, y una autoescalera.

El SAMU envió los equipos médicos de las UVIS-móviles de Oviedo y Langreo, el equipo de Atención Primaria de Noreña y tres ambulancias de soporte vital básico.

Temas

Siero

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos