Una rebelión frente a la ignorancia

Pedro Gorría durante la lectura del pregón de Exconxuraos.
Pedro Gorría durante la lectura del pregón de Exconxuraos. / PABLO NOSTI

Pedro Gorría apela al conocimento y la investigación como llaves al progreso en su pregón inaugural de la fiesta de Exconxuraos

MARCOS GUTIÉRREZ ABLES.

Ayer llegó uno de los días más esperados por los vecinos de Llanera. Pese a la impenitente lluvia que cayó durante las primeras horas de la fiesta de Exconxuraos, algunos fueron los valientes que se animaron a tomar posiciones desde las cinco de la tarde, hora en que el recinto abrió sus puertas.

Es el caso de Benigno y Carla, de Oviedo, que trajeron «por primera vez» a su pequeña hija Cova. La zona de cetrería fue, en este caso, el reclamo. «Nunca habíamos visto un búho real», afirmaron. Fuera del recinto ferial, un matrimonio, también de Oviedo, escudriñaba las reproducciones de artilugios medievales de tortura. «¿Métote ahí?», le preguntó, divertida, Eva a su marido Abel.

Los conciertos en el escenario animaron a la concurrencia, del mismo modo que los diferentes espectáculos circenses, de magia o la exhibición de tiro con arco que tuvo lugar en la zona del campamento. Todo ello sirvió como preludio al pregón a cargo de Pedro Gorría Korres.

Ciencia y prosperidad

Gorría hizo, por un lado, un emocionado repaso a los más de veinte años que lleva en Asturias, en Ables, y, por otro, puso el acento en el poder de la educación y la investigación como elementos transformadores de la sociedad.

Ser pregonero de Exconxuraos «es el mejor reconocimiento que una persona puede recibir cuando echa raíces en otra tierra diferente a la que le vio nacer». «Lo que son las cosas, vine con un horizonte temporal de seis a nueve meses y voy a cumplir 21 años en Asturias», afirmó. La llegada de sus hijos Naroa y Héctor tuvo mucho que ver, admitió, en este idilio con Llanera.

En un capítulo más comprometido de su pregón, Pedro Gorría explicó que «a diferencia de lo que ocurría en tiempos de los Exconxuraos», hoy en día tenemos «las herramientas para que nuestros niños y jóvenes alcancen un elevado nivel de formación que les permita ser más libres». Subrayó que «no es casualidad que los países que más recursos invierten en ciencia y en la educación de sus ciudadanos son los países más prósperos». En aras de esa ansiada prosperidad, desde su tribuna animó a los llanerenses y demás visitantes «a la rebelión; la rebelión contra la ignorancia, la prepotencia y la mezquindad, no temáis, no hay riesgo de excomunión, ni tendréis que suplicar el perdón por ello», concluyó.

Nuberu y La Orquesta Sonora Real pusieron colofón musical al primer día de Exconxuraos. Hoy es el turno del Festival Folclórico, la recreación de Los Perxuraos de Llanera y la tradicional y multitudinaria cena medieval en el recinto ferial.

Fotos

Vídeos