«Era un referente», afirma la consejera María Jesús Álvarez sobre Ballesteros

La familia de Ballesteros entrando ayer a la iglesia. / JOAQUÍN PAÑEDA
La familia de Ballesteros entrando ayer a la iglesia. / JOAQUÍN PAÑEDA

El primer alcalde de Nava de la democracia fue despedido ayer en la iglesia parroquial de San Bartolomé con grandes elogios hacia su figura

JOSÉ CEZÓN NAVA.

Nava despidió ayer a Emilio Ballesteros Castro, el primer alcalde del concejo de la democracia, quien gobernó con el PSOE durante tres mandatos y dos períodos (1979-1987 y 1991-1995), cargo que compaginó con el de médico de cabecera de Nava. También fue consejero de Interior y Administración Territorial durante el gobierno del presidente Pedro de Silva, quien asistió ayer al sepelio en la iglesia parroquial de San Bartolomé, y diputado regional entre 1983 y 1995.

En representación del Gobierno del Principado estuvo presente en el funeral la consejera de Desarrollo Rural y Recursos Naturales, María Jesús Álvarez. «Es un momento triste en que despedimos a un compañero que fue consejero, alcalde y diputado de la Junta General del Principado», comentó. «Para los que empezábamos en aquellos años, era ya un referente, porque él siempre estaba preocupado por el bienestar de los hombres y mujeres y, en particular, de los navetos. Es de estas personas que dejan un vacío difícil de llenar», añadió.

Su valentía el 23-F

Otro de los presentes fue el exdiputado del Partíu Asturianista, Xuan Xosé Sánchez-Vicente, quien conoció a Ballesteros en el año 1974. «Tuvimos un trato exquisito en lo político y en lo personal. Era una persona de una generosidad y una entrega a los demás extraordinaria», aseguró. Y recordó «su acto de valentía del 23 de febrero, cuando se plantó aquí y dijo que la única autoridad era él y el único elegido por el pueblo, y que aquí no se movía nada más. No sé si incluso fue a dar orden a la Guardia Civil».

El exalcalde socialista de Nava, Claudio Escobio, le recordaba, en primer lugar, como el médico de sus padres. «Era una persona atentísima, que pasaba a ver a los enfermos antes de ir al trabajo», dijo. Y como regidor destacó que «fue el primer alcalde de la democracia y fue, además, rompedor, porque vino con ideas nuevas, con ganas de transformar las cosas, de trabajar y de poner a funcionar a la sociedad con las juntas vecinales. Un ejemplo de persona en todas las facetas: en la profesional y en la política».

El primer recuerdo del alcalde de Villaviciosa, Alejandro Vega, es también en su faceta de médico y ya después como alcalde, consejero y diputado regional. «Jugó un papel fundamental, no solo en Nava, sino en la comarca. Era un político de raza, de los de otra época que, en muchos aspectos, se echa de menos en este momento y, por tanto, un ejemplo para los que seguimos en la actividad política. Le recuerdo con mucho cariño y con la mejor de las valoraciones», afirmó. También estuvieron presentes el alcalde de Colunga, Rogelio Pando; el exalcalde de Bimenes, Alejandro Canteli, y varios concejales de Nava y de otros municipios de la Mancomunidad de la Sidra.

Ballesteros nació en Vigo en 1929, pero se crió en Ourense. Estudió la carrera de Enfermería y después Medicina en la Universidad de Santiago de Compostela, ciudad en la que residía en la actualidad. Su primer destino en Asturias fue la parroquia de La Riera, en Somiedo, en el año 1964, de donde pasó a Belmonte de Miranda, Ceceda (1975) y Nava (1980), donde ejerció hasta su jubilación.

Fotos

Vídeos