Las romeras hacen historia en Muñó

Foto de familia de las romeras que acudieron a conmemorar los trescientos años del ramo de las fiestas de Muñó. / HUGO ÁLVAREZ
Foto de familia de las romeras que acudieron a conmemorar los trescientos años del ramo de las fiestas de Muñó. / HUGO ÁLVAREZ

La localidad celebra los 300 años del ramo de las fiestas con un homenaje a sus portadoras

LYDIA IS MUÑÓ (SIERO).

Encarnación Alonso y Enedina Cabeza aún recuerdan con total claridad el 8 de septiembre de 1952. Aquel día tenían un encargo muy especial, llevar el ramo en las fiestas de su pueblo, Muñó. «Llovió muchísimo y los caminos estaban muy mal, tuvimos que venir en madreñas y poner los zapatos cuando llegamos a la iglesia», rememora la primera.

Ayer, fueron las romeras de mayor edad que participaron en el día grande de las fiestas de Nuestra Señora del Rosario, una jornada muy emotiva puesto que el ramo cumplía 300 años y por primera vez la cofradía decidió reunir para celebrarlo, a todas las mujeres que lo habían llevado. «Estamos haciendo historia», aseguró Sonia Rodríguez, mayordomo del colectivo, muy satisfecha con el centenar de romeras de todas las edades que no dudaron en acudir a la llamada.

Tras la misa oficiada por el párroco Manuel Suárez Peñalosa y cantada por el Coro Santa Apolonia, todas las asistentes recibieron una medalla conmemorativa.

El ramo de Muñó, además de su antigüedad constatada por escrito, es el único que va vestido. Lleva cuatro cortes de vestido, uno de camisa, cuatro pañuelos de hombre, cuatro de mujer, cuatro corbatas, cuatro metros de puntilla, cuatro rosarios, dieciséis roscones menores de hojaldre, un roscón mayor, dieciséis manzanas y está coronado por flores. «Este año quisimos que fuera lo más similar posible al tradicional y nos basamos en unas fotografías de los años veinte para hacer un estandarte nuevo porque el original se quemó en la guerra civil», explicó Rodríguez. También estrenaron las andas.

Vanessa Vigil y Deva García fueron las romeras elegidas este año. Ambas reconocieron la responsabilidad de portar el ramo en una efeméride tan importante. «Nos gustó mucho la experiencia, aunque pesa mucho más de lo que pensábamos», señalaron. Las jóvenes eligieron a otras dos amigas, Natalia Rivero y Laura Fernández, para que las ayudaran en el transporte desde La Riestra y las cuatro estuvieron escoltadas, como marca la tradición, por cuatro chicos -Pedro Hevia, Luis Hevia, Jose Bermúdez y Pedro Álvarez-, que tras la misa se encargaron de portar la imagen de la Virgen en la procesión.

Por otro lado, la cofradía tenía guardada una sorpresa para Mercedes Velasco, ya que desde 1968 ha sido la encargada de confeccionar el ramo. «El año que me tocó llevarlo a mí no había quien lo hiciera, así que me ocupé yo y hasta hoy», explicó tras recibir una réplica en miniatura. Las fiestas de Muñó se despiden hoy con misa por los difuntos, concurso de tortillas y verbena.

Temas

Siero

Fotos

Vídeos