Siero descarta medidas correctoras contra la contaminación de Lugones

El estudio constata que el tráfico es la principal causa de la contaminación en Lugones. / SUSANA SAN MARTÍN
El estudio constata que el tráfico es la principal causa de la contaminación en Lugones. / SUSANA SAN MARTÍN

Basa su decisión en el estudio de una empresa externa y se limitará a adoptar en momentos concretos un protocolo que prepara el Principado

JOSÉ CEZÓN SIERO.

El Ayuntamiento de Siero descarta adoptar medidas correctoras específicas contra la contaminación de Lugones. Tan solo se limitará a activar un protocolo -que está ya elaborando el Principado- cuando se produzcan situaciones coyunturales de excesiva polución. Así lo anunció ayer el concejal de Medio Ambiente de Siero, Javier Rodríguez, tras presentar el estudio que había sido contratado a la empresa Envira, que no estima necesarias esas medidas «dado el origen de los contaminantes y los bajos índices registrados».

Rodríguez considera que el documento arroja dos conclusiones muy palmarias: que el principal foco de la contaminación en la parroquia «es el tráfico», y que los datos que recoge periódicamente la estación medidora que el Principado tiene en Lugones «son muy similares a los del estudio». En consecuencia, el edil aboga por trabajar «de forma coordinada» con la Administración regional. Y lo primero será sumarse a ese protocolo en marcha, que abarcará más municipios.

Entre las medidas previstas para los días con picos elevados de contaminación, estarían proceder al riego de las calles o limitar la velocidad máxima de los vehículos. Cabe recordar que ya está en vigor la prohibición del tránsito de vehículos pesados por el casco urbano de Lugones.

El estudio de la empresa Envira Sostenible se realizó entre abril y julio en un autobús de calidad de aire, que tomó mediciones en tres escenarios diferentes: industrial, urbano y de tráfico. Entre sus conclusiones, se afirma que tanto las emisiones procedentes de actividades industriales como de calefacciones domésticas «tienen escasa relevancia y poca contribución en los valores registrados en la zona».

También se analizaron los datos de la estación fija de Lugones entre enero de 2016 y marzo de 2017. Y concluye que «el número de superaciones fue inferior al permitido en el período anual por la legislación vigente». Y atribuye los excesos circunstanciales de contaminación a «condiciones climatológicas atípicas» que provocaron el fenómeno de inversión térmica, que impide la dispersión del aire hacia la atmósfera, o a períodos vacacionales en los que se produjo un incremento del tráfico hacia los hipermercados de la parroquia.

Comparativa de mediciones

Asimismo, se hizo una comparativa entre las mediciones del autobús y la estación fija. «Ninguno de los contaminantes medidos durante la campaña ha superado los límites establecidos por la legislación y se han mantenido alejados de ellos», afirma el estudio. Constata «un comportamiento muy similar» entre ambas estaciones, aunque, en ocasiones, los valores de la estación fija son «ligeramente superiores» y lo achaca a su mayor proximidad con la autopista A-64.

Tras estudiar el comportamiento de las partículas PM10 y PM2,5, se comprobó que «son de origen local, cuyos aportes principales pueden provenir del tráfico de la zona, de materia particulada en suspensión proveniente de campos cercanos y, en ocasiones, con aportes de las emisiones de vehículos circulantes por la A-64». Y concluye que los datos que registra la estación fija «son, generalmente, representativos de la zona de Lugones».

Fotos

Vídeos