Siero exige a la propiedad que repare la vieja chimenea de la senda del Nora

La vieja chimenea situada en la senda del Río Nora y las vallas que estaban colocadas ayer en el tramo. /  SUSANA SAN MARTÍN
La vieja chimenea situada en la senda del Río Nora y las vallas que estaban colocadas ayer en el tramo. / SUSANA SAN MARTÍN

El Ayuntamiento le concede dos meses para que presente un proyecto para mantener la estabilidad y garantizar la seguridad, o lo ejecutará de forma subsidiaria

JOSÉ CEZÓN POLA DE SIERO.

El Ayuntamiento de Siero concederá un plazo improrrogable de dos meses a la empresa eléctrica EdP para que presente un proyecto de obra para mantener la estabilidad y garantizar la seguridad de la chimenea situada en la senda del Nora, además de la limpieza y el saneamiento del entorno. La concejala de Urbanismo de Siero, Noelia Macías, anunció ayer esta decisión, tras el último informe jurídico elaborado por el departamento de Disciplina, donde se ratifica «la ruina técnica» de esa antigua edificación catalogada y que está protegida por Patrimonio.

Una vez recibido el proyecto, el Ayuntamiento lo remitirá a la Consejería de Cultura para que emita un dictamen. Y en el supuesto de que EdP no asuma ese requerimiento, la Administración local iniciaría la ejecución subsidiaria y le cargaría las costas a la empresa.

Medidas de seguridad

Debido al mal estado de conservación de la chimenea, en los últimos días se estaban desprendiendo cascotes, con el consiguiente peligro para los usuarios de la senda, por lo que el Ayuntamiento decidió acordonar la zona. Pero como esas medidas de urgencia han resultado insuficientes, la concejala informó de que ayer mismo se iban a instalar unas vallas más estables e incluso unos bloques de hormigón.

Macías explicó que el expediente de la chimenea se remonta al año 2008 cuando la empresa EdP solicitó la declaración de ruina y su descatalogación para proceder al derribo. A partir de ahí, se encargaron unos informes técnicos y la solución se fue demorando en el tiempo. La titular de Urbanismo subrayó que la chimenea es un elemento catalogado «con un nivel de protección integral y eso implica unos condicionantes a la hora de actuar: solo se permite la rehabilitación y no se puede derribar». En cambio, el edificio anexo, también en estado ruinoso, carece de protección.

Dos informes de los años 2008 y 2012 constataron el estado de ruina técnica de la chimenea, que se rige por la normativa urbanística autonómica. En 2014, el Ayuntamiento dio traslado al Principado de la solicitud de EdP de descatalogarla, pero la permanente del Consejo de Patrimonio lo denegó.

Los recientes desprendimientos obligaron al Ayuntamiento a tomar medidas preventivas para garantizar la seguridad de los viandantes, a la vez de solicitar un nuevo informe al área de Disciplina Urbanística. El vallado del tramo donde se encuentra la chimenea no supone ningún contratiempo para los usuarios, ya que se puede utilizar un camino alternativo por la margen contraria del Nora.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos