Siero figura entre los municipios del país con más incendios forestales

Las llamas cercan la urbanización de La Fresneda en un incendio forestal en el año 2015. / DANIEL MORA
Las llamas cercan la urbanización de La Fresneda en un incendio forestal en el año 2015. / DANIEL MORA

En el periodo 2001-2014 se produjeron 574 fuegos en el concejo, con una superficie quemada de 963 hectáreas en total

MARCOS GUTIÉRREZ SIERO.

Siero es uno de los municipios de España más afectados por los incendios forestales desde el año 2001, según las estadísticas oficiales. En el concejo se han producido, de media, unos 2,8 fuegos al mes en bosques y pastos (provocados o no) en el periodo 2001-2014. De acuerdo con las estadísticas del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, el concejo sufrió en ese periodo 122 conatos, 452 incendios y 963 hectáreas de superficie quemada total (tanto de pasto limpio como arbolada), lo que le sitúa en el puesto 54 de toda España en lo que se refiere a la frecuencia de los incendios forestales por término municipal. Una clasificación que está encabezada por Llanes, con 1.882 incendios, para una superficie quemada de 5.068 hectáreas.

Fructuoso Pontigo, portavoz de la Coordinadora Ecologista de Asturias, considera que si se tuviera en cuenta el factor tamaño del municipio «Siero estaría más alto» en esta triste clasificación. «Desgraciadamente en Asturias encabezamos ese lamentable ranking, tanto en superficie quemada como en concejos afectados», lamenta. Tanto en el concejo como en el resto de la región, los fuegos están originados y «provocados», en su opinión, por «una mala praxis ganadera» a la hora de crear pasto.

En este sentido, estima que Siero «tiene una particularidad importante» que hace que los fuegos sean relativamente numerosos en una zona tan cercana a los grandes núcleos poblacionales. Y es que, de acuerdo con el miembro de la entidad en defensa del medio ambiente, «en Asturias lo que se queman son los pastos y montes diversos, no los cultivos». Siero alberga una idiosincrasia muy específica ya que dispone de «muchas multipropiedades, pero no de una gran zona forestal como, por ejemplo, Villaviciosa». Pontigo pone el acento, además, en el hecho de que cuando se producen incendios en zonas como Siero, pobladas y cercanas a grandes ciudades, «se pone en riesgo la vida de miles de personas». También pone el acento en el «coste económico» que supone mantener brigadas de bomberos desplazadas para la lucha contra el fuego. «Hay que mejorar la prevención, más que invertir en la propia extinción», señala y añade que también es fundamental «ser más estrictos con aquellos incendiarios a los que se detiene», ya que, en muchas ocasiones, «la principal causa de los incendios son las quemas para producir pasto, se detecta a los culpables y, sin embargo, no se les pena».

«Conseguir pasto gratis»

«Conseguir pastos gratis para ganado de cara a las subvenciones es un tema muy goloso, que ha llevado a muchos en los últimos años a buscarlo a cualquier precio», incidió. El portavoz de la Coordinadora Ecologista de Asturias denuncia la «complicidad» del círculo cercano de los infractores que, en muchas ocasiones, «sabe quién quema, pero no lo dice por quedar mal; la gente a veces lo tapa». Advierte de que, con las consecuencias del cambio climático, el problema va a ir a más, ya que el aumento de las temperaturas y las largas temporadas sin llover favorece estas prácticas.

Pontigo destaca que «en Siero estamos hablando de un concejo en el que es muy raro que no haya una vivienda a más de 200 metros a la redonda», con el riesgo que ello conlleva. «Los incendiarios ahora actúan en invierno, en verano, en primavera... antes seguían la misma pauta, pero es que ahora, en cuanto pasan unos cuantos días sin llover prenden».

Fotos

Vídeos