Siero ingresa 600.000 euros más de IBI por la regularización catastral

Siero ingresa 600.000 euros más de IBI por la regularización catastral

La inspección realizada a finales de 2014 permitió detectar 5.012 inmuebles urbanos y diez rústicos en el concejo que no estaban tributando

JOSÉ CEZÓN POLA DE SIERO.

El Ayuntamiento de Siero vuelve a tener garantizado en 2018 un incremento de unos 600.000 euros de la recaudación del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), pese a la decisión política de seguir congelando todos los tributos. El motivo de ese aumento -que ya se produjo en 2017 y que mantendrá en ejercicios sucesivos- se debe a la inspección que la Dirección General del Catastro realizó en el concejo a finales de 2014.

Siero figuró entre los ocho primeros concejos seleccionados por la Gerencia Regional de Asturias-Oviedo para efectuar una regularización catastral, que era de ámbito nacional. La inspección, que se desarrolló en colaboración con el Ayuntamiento y los Servicios Tributarios del Principado, supuso la apertura de 3.087 expedientes, que permitieron la regularización de 5.012 inmuebles urbanos y diez rústicos.

Expedientes de regularización del Catastro
3.087 incoados.
Regularizaciones
5.012 inmuebles urbanos y otros diez rústicos.
Recaudación por esas regularizaciones
Unos dos millones.
Aumento anual de la recaudación del IBI
Unos 600.000 euros.

Según explica el concejal de Economía y Hacienda del Ayuntamiento de Siero, Alberto Pajares, esos expedientes afectaban a inmuebles «que no constaban o bien a omisiones parciales». En términos porcentuales, un 52,82% se refería a nuevas construcciones, un 27,46% a declaraciones extemporáneas, un 16,2% a ampliaciones y un 1,41% a piscinas.

Alberto Pajares

Esa regularización supuso una recaudación extraordinaria para las arcas municipales en el año 2015 en torno a los dos millones de euros, aunque el Ayuntamiento no la recibió hasta 2016, «porque va con un año de demora desde que se recauda», según explica el concejal. Asimismo, a los propietarios de esos bienes irregulares se les podía exigir el pago de la parte proporcional que resultara con el nuevo valor catastral de los últimos cuatro años, más los correspondientes intereses de demora. Los ejercicios anteriores se consideraban prescritos.

Pajares se muestra muy satisfecho con la regularización: «Ha permitido que afloraran construcciones ocultas a efectos de catastro y que no tributaban, lo que ha mejorado la situación económica municipal». Sin ir más lejos, el edil asegura que el aumento del próximo presupuesto de 2018 en un millón de euros (pasará de 42 a 43 millones) «en gran parte es por ese motivo».

El titular de Hacienda se defendió también de las críticas que recibió por parte de algunos grupos de la oposición relativa al desfase entre la previsión de ingresos contemplada en el presupuesto y los ingresos reales al final del ejercicio. Pajares lo vincula con la regularización catastral. «Fue ese año y no se sabía lo que se iba a ingresar, porque no es una previsión política», dijo. La oposición lamentaba que ese dinero adicional acabara amortizando deuda, en vez de poder destinarlo a inversiones. El concejal responde que el año pasado «se aprovechó al máximo y no se pudo más para no incumplir el techo de gasto». Subraya, además, que la amortización de deuda «también te permite un mayor nivel de inversión».

4,5 millones, la deuda actual

Pajares puso un ejemplo concreto: este año la capitalización de devolución de deuda municipal, más los intereses, ascendió a 2.048.000 euros, mientras que en el ejercicio 2018 la cifra se reduce a 1.038.000 euros, lo que permitirá disponer de casi un millón de euros más. La deuda actual del Ayuntamiento de Siero es de 4,57 millones de euros, lo que supone una reducción de 5,48 millones en tan solo tres años.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos