Siero mediará para realojar al vecino al que ocuparon su vivienda

José Antonio L. A., con su camión poco antes de emprender un nuevo viaje. / PABLO NOSTI
José Antonio L. A., con su camión poco antes de emprender un nuevo viaje. / PABLO NOSTI

El alcalde, Ángel García, se comprometió a buscarle una solución y pretende verificar si hubo más ocupaciones ilegales de pisos en El Berrón

J. C. D. SIERO.

El alcalde de Siero, Ángel García, va a interceder ante Viviendas del Principado de Asturias (Vipasa) para tratar de realojar a José Antonio L. A., el vecino de El Berrón que sufrió hace catorce días la ocupación de su domicilio en la calle Picu Pienzu y que se ha quedado en la calle y privado de todas sus pertenencias. El regidor se enteró ayer de los hechos por este diario y se puso en contacto con este transportista de 48 años para ofrecerle toda la colaboración municipal.

El afectado le explicó al alcalde que, después de lo ocurrido, su mayor interés sería poder marcharse de El Berrón y poder alquilar otro piso de Vipasa, ya que no está dispuesto a tener como vecinos a quienes reventaron la cerradura y ocuparon su vivienda, mientras él se encontraba en Francia realizando un transporte.

El regidor se comprometió a buscarle una solución con los responsables de Vipasa, pero también quiere aprovechar para recabar información sobre si lo que le sucedió a este vecino no es un caso aislado y si se produjeron más ocupaciones ilegales de viviendas en la localidad sierense.

El mandatario aprovechó para comentar que, cuando se habla de ocupaciones de inmuebles o de las simpatías que este tipo de acciones despiertan en determinados sectores, «parece que siempre se piensa en viviendas que son de los bancos, pero nos olvidamos que los afectados pueden ser personas como este vecino, por lo que hay que ser muy prudente con estas cosas». García estaba dispuesto a colaborar para que el vecino tuviera un alojamiento provisional. El transportista, que se encuentra de nuevo de viaje fuera de España, declinó el ofrecimiento.

Fuentes de Vipasa comentaron ayer que desde el momento en el que el Gobierno del Principado alquila una vivienda, «el inquilino es el poseedor del piso a todos los efectos y, por tanto, es el único que puede actuar con eficacia legal de cara a recuperar su casa en estos casos de ocupación». No obstante, recordaron que, en cuanto el Principado tuvo conocimiento de la situación de este vecino, se interpuso una demanda en el Juzgado de Guardia de Siero «por si puede servir como respaldo a la que debe presentar el afectado».

Por su parte, fuentes de la Jefatura Superior de Policía de Asturias confirmaron ayer que, aunque se haya producido la entrada ilegal y la ocupación de una vivienda habitada, ellos no pueden proceder de forma unilateral al desalojo, salvo que exista una orden judicial de desahucio. Otra cuestión sería que les hubieran sorprendido en el momento justo de reventar la cerradura.

Los hechos ocurrieron el sábado 3 de marzo, cuando una vecina llamó por teléfono a este camionero para comunicarle que le habían reventado la cerradura, ocupado su vivienda e incluso sacado parte de sus enseres al exterior del domicilio. Un par de horas después, el transportista recibió una llamada, en nombre de quienes le habían allanado el piso, diciéndole que se lo habían alquilado a otra persona por cuatrocientos euros, pero que si él les entregara esa misma cantidad, volverían a introducir el mobiliario y se la dejarían libre. La víctima presentó la denuncia el miércoles 7 ante la Policía Nacional cuando regresó de Francia. Y al día siguiente dio de baja el agua y la electricidad para no tener que afrontar el gasto de los usurpadores.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos