Siero permitirá la participación ciudadana en todas las fases de la revisión del PGOU

La concejala de Urbanismo, Noelia Macías, y el jefe de la Oficina de Urbanismo, Manuel Is. / S. SAN MARTÍN
La concejala de Urbanismo, Noelia Macías, y el jefe de la Oficina de Urbanismo, Manuel Is. / S. SAN MARTÍN

El equipo redactor deberá presentar el documento de prioridades a finales de abril y habilitará una oficina de atención presencial y otra virtual

LYDIA IS POLA DE SIERO.

«Queremos hacer del urbanismo algo transparente y accesible, que los ciudadanos lo vean como algo cercano». Bajo esta premisa, la concejala de Urbanismo de Siero, Noelia Macías, anunció ayer que los vecinos podrán participar de forma activa en la revisión del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) a lo largo de todo el proceso y no solo en los periodos de información pública obligatorios.

Esta será la principal novedad de un procedimiento que el viernes se adjudicó de forma definitiva a la unión temporal de empresas formada por CCRS Arquitectos Asociados y RC Arquitectura y Proyecto Urbano SCP. La primera se encargó del plan urbanístico del municipio barcelonés de Arenys de Mar y la segunda, del de Sant Carles de la Rápita, en Tarragona. Asimismo, la abogada del equipo redactor llevó la parte jurídica y normativa del plan general de Valls, también en Tarragona.

El jefe de la Oficina de Urbanismo, Manuel Is, aseguró que la solvencia profesional de los técnicos que llevarán a cabo la revisión «está justificada» y explicó que deberán entregar el documento de prioridades a finales de abril. Se trata de la primera fase de desarrollo que recogerá las bases sobre las que deberá asentarse el futuro PGOU y fijará los criterios de actuación. De forma simultánea, la empresa Taxus llevará a cabo el análisis ambiental de las propuestas. La previsión es que el primer periodo de información pública se habilite en los meses de junio y julio. Una vez completado, lo técnicos tendrán nueve meses para desarrollar el plan general.

No obstante, Is hizo hincapié en que los vecinos «podrán participar desde el primer día de trabajo» y destacó que la adjudicataria también recogerá sugerencias durante el periodo de redacción del texto refundido, antes de la adopción del acuerdo plenario. Para facilitar la implicación ciudadana se habilitarán sendas oficinas, una presencial y otra virtual. En este sentido, las nuevas tecnologías jugarán un papel importante. Los avances que se vayan produciendo se actualizarán en la página web del Ayuntamiento y en la medida de los posible se incluirá el plan en las redes sociales.

Por otra parte, a expensas de definir el calendario, el jefe de la Oficina de Urbanismo adelantó que el equipo redactor llevará a cabo talleres de planeamiento tanto con técnicos como con vecinos en las distintas fases del proceso de revisión. «Plantea la elaboración de cuestionarios, organizar jornadas participativas de trabajo y entrevistas personalizadas y habrá una conferencia inicial de exposición», detalló. Asimismo, los alcaldes de barrio jugarán un papel especial como conocedores de las parroquias y como transmisores de la opinión de los vecinos.

Otra de las novedades que la adjudicataria planteó en su oferta y que fue muy bien vista durante el proceso de contratación fue la creación de ordenanzas específicas en materias como la inspección técnica de las construcciones, la sostenibilidad de las actividades urbanizadoras, la gestión de residuos, la telefonía móvil, el ahorro energético y la sostenibilidad. «Esto favorecerá la gestión posterior del Plan General», aseguró Is.

La revisión incorporará también un catálogo etnográfico, que se incluirá en el primer periodo de información pública para adelantar las propuestas y tener la posibilidad de subsanar errores. Y se creará, dentro de la cartografía del plan general, el inventario de patrimonio público de suelo y de todos los bienes municipales. «De esta forma, el Ayuntamiento tendrá una radiografía de dónde están sus bienes y parcelas y qué calificación tienen para cuando sea necesario disponer de suelo», apuntó el jefe de la Oficina de Urbanismo.

Consenso político

Por su parte, Noelia Macías reiteró que «desde el equipo de gobierno queremos hacer un planeamiento que a través de la participación refleje qué modelo de territorio queremos para el municipio». La edil destacó que tanto en la modificación octava del PGOU -que en la actualidad está en trámite- , como en el avance del documento de prioridades aprobado en octubre de 2016, «se logró consenso político» y aseguró que «seguiremos en esa línea para lograr el mayor número de apoyos posibles».

Temas

Siero

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos