Siero recuerda que liquidó la plusvalía de Bobes por indicación de los técnicos

Estado de abandono en el que se encuentran los terrenos del polígono de Bobes. / SUSANA SAN MARTÍN
Estado de abandono en el que se encuentran los terrenos del polígono de Bobes. / SUSANA SAN MARTÍN

El concejal de Hacienda, Alberto Pajares, prefiere esperar a las resoluciones de todos los recursos de los vecinos antes de tomar alguna decisión

JOSÉ CEZÓN SIERO.

El gobierno local de Siero se muestra prudente ante el aluvión de recursos que los expropiados por el polígono industrial de Bobes han presentado contra el pago del Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana, más conocido como la Plusvalía, y tras las tres primeras sentencias favorables a los intereses de los vecinos, como desveló esta semana EL COMERCIO.

El concejal de Economía y Hacienda, Alberto Pajares, recordó que el Ayuntamiento de Siero «siguió las indicaciones de los servicios jurídicos municipales» al decidir liquidar ese impuesto, y apuntó que también se había producido alguna sentencia favorable a la Administración local. «Sabíamos que era un tema muy complejo y por eso no se dio solución, pero tenemos que esperar y mantener la prudencia a ver qué es lo que dicen los jueces, y una vez que veamos cómo evoluciona el asunto, tomaremos la decisión que corresponda», manifestó.

Este polémico expediente se remonta al año 2009 y el anterior gobierno de Foro Asturias había intentado establecer una bonificación del 75% de la Plusvalía para actividades de especial interés o utilidad -como era el polígono industrial- e incluso que la aplicación tuviera efectos retroactivos para poder beneficiar a estos vecinos en concreto. Foro se escudaba en una ley de octubre de 2013, que autorizaba a los ayuntamientos a establecer bonificaciones de hasta el 95% en esos casos específicos.

Sin embargo, un informe de la interventora de Siero, de septiembre de 2014, aceptaba la posible modificación de la ordenanza para situaciones futuras, pero nunca con carácter retroactivo, como era el caso. Con posterioridad, los servicios técnicos, jurídicos y económicos municipales advirtieron de que, si no se liquidaba el impuesto, el concejal delegado de Hacienda podría incurrir en una responsabilidad contable ante el Tribunal de Cuentas.

En consecuencia, el Ayuntamiento comenzó en febrero pasado a liquidar la Plusvalía a los cerca de 350 vecinos afectados por las expropiaciones. En aquel momento, se habló de unos quinientos expedientes de fincas y una cantidad de 3,5 millones de euros.

Los tres recursos vecinales estimados esta semana recayeron en el mismo Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 4 de Oviedo y en los tres casos el magistrado esgrimió como argumento la caducidad y prescripción de los expedientes. Se desconoce la cifra exacta de recurrentes, ya que algunos vecinos optaron por realizar la liquidación de la plusvalía y a otros muchos les venció el plazo para interponer el recurso.

Al menos, en tres juzgados

Los recursos vecinales deberán resolverse en, al menos, tres juzgados diferentes. Y según fuentes consultadas por este diario, el hecho de que existan ya tres sentencias favorables a los expropiados no implica que el resto de recurrentes vaya a correr la misma suerte. Podría, por tanto, producirse la paradójica situación de que casos idénticos o similares se resuelvan con sentencias diferentes. Y en aquellas liquidaciones que no superen los 18.000 euros, no habrá posibilidad de presentar una apelación en el supuesto de un fallo desfavorable.

La liquidación de la Plusvalía constituye un episodio más en la concatenación de despropósitos que ha supuesto el polígono de Bobes para el concejo de Siero. La que se vendió como la mayor promoción de suelo industrial del centro de Asturias lleva paralizada desde diciembre de 2012, tras el impago de la sociedad mixta Sogepsa a las constructoras, y la superficie expropiada es ahora un terreno baldío e invadido por el plumero de la Pampa.

Temas

Siero

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos