Siero redactará el próximo año el proyecto del albergue de animales

Una de las campañas de adopción de perros organizadas por la Asociación Espertar Animal en Pola de Siero. /  SUSANA SAN MARTÍN
Una de las campañas de adopción de perros organizadas por la Asociación Espertar Animal en Pola de Siero. / SUSANA SAN MARTÍN

Un informe elaborado por la protectora Amigos del Perro recomienda crear unas instalaciones con capacidad para, al menos, 90 perros y 30 gatos

LYDIA IS POLA DE SIERO.

Una parcela de entre 5.000 y 7.000 metros cuadrados que permita un fácil acceso por transporte público y evite molestias vecinales, con adecuada conexión a internet y capacidad para, al menos, noventa perros y treinta gatos. Estas son las principales características que deberá tener el futuro depósito para animales de compañía abandonados en Siero y que recoge un informe preliminar elaborado por la protectora Amigos del Perro para el Ayuntamiento.

La previsión del equipo de gobierno es redactar el proyecto de obra el próximo año, aunque antes deberá encontrarse una parcela que se adapte a las necesidades y que cumpla con el planeamiento urbanístico. El alcalde, Ángel García, insiste en que contar con un albergue «es una de las vías» que se está explorando, pero no la única. Formar parte de un consorcio de municipios para compartir el servicio de recogida es otra de las posibilidades que los socialistas tienen sobre la mesa. «Somos conscientes de que es una solución que debemos buscar, pero no va a ser rápida», reconoce.

EL RESUMEN

Ubicación
Una parcela de entre 5.000 y 7.000 metros cuadrados con fácil acceso por transporte público y buena conexión a internet.
Capacidad
Para noventa perros (ochenta alojados y diez en cuarentena) y unos treinta gatos (entre veinte y veinticinco en grupo y seis en cuarentena).
Instalaciones
Un edificio para los perros y otro para los gatos; área publica con recepción, oficina de administración, espacio multidisciplinar y sendas áreas de almacenaje, veterinaria y adopciones.

Por su parte, basándose en los datos aportados por el Ayuntamiento y por las protectoras que desarrollan su actividad en Siero, el estudio propone la creación de un centro para albergar a una población de ochenta perros y otros diez en situación de cuarentena, tal y como se denomina a los diez días hábiles previstos por la normativa para que los animales abandonados sean recuperados por sus propietarios.

En cuanto a las instalaciones, Amigos del Perro propone construir un edificio para canes y otro para gatos, este último aislado acústicamente del primero. Habría también un área pública con recepción, oficina de administración, espacio multidisciplinar y sendas áreas de adopciones, veterinarias y almacenes.

En el caso de la zona destinada a los perros, estaría dotada con peluquería canina y un área de alojamiento con cuatro patios de recreo de 600 metros cuadrados. Y las jaulas, con capacidad para dos animales, tendrían una superficie de doce metros cuadrados, cuatro cubiertos y ocho al aire libre. El estudio recoge una superficie total de 480 metros cuadrados y otros 60 más para las jaulas de los perros en cuarentena, que deberían tener una entrada diferenciada y sin contacto con la población canina estable.

Por otro lado, Amigos del Perro sugiere que el edificio de la gatera tenga también un espacio para media docena de cuarentenas y otro para felinos en grupo, con capacidad para entre veinte y veinticinco gatos. En total, se prevén 125 metros cuadrados para habitaciones felinas y 200 para patios.

En cuanto al coste, la protectora no ofrece una cifra determinada, pero explica que «no depende tanto de la distribución como de los materiales que se utilicen». En este sentido, recomienda una construcción modular, lo que abarataría la inversión. El colectivo se ofrece también para dar asistencia técnica a los servicios municipales responsables del diseño del proyecto, elaborar un informe relativo a la potencial autofinanciación del servicio de recogida así como a colaborar para la puesta en marcha.

Campaña de microchip

Además de las cuestiones puramente técnicas sobre las instalaciones, el informe va más allá y aconseja iniciar «de inmediato» una política de prevención y de control de microchip «para ir reduciendo el número de abandonos en el futuro».

Asimismo, sugiere la colaboración con centros educativos, con entidades que desarrollen o deseen poner en marcha terapias asistidas con animales de compañía, información y formación a la sociedad en general sobre prevención de camadas, esterilización, identificación, tenencia responsable y desarrollo de cursos sobre educación canina y etología felina.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos