La Sociedad de Festejos de Pola de Siero pedirá la prohibición del Oktoberfest

Jenaro Soto. / NOSTI
Jenaro Soto. / NOSTI

El presidente sostiene que la entidad es la organizadora desde la primera edición y niega que solo haya colaborado en la gestión de los permisos

LYDIA IS POLA DE SIERO.

«La Sociedad de Festejos va a seguir adelante con la organización del Oktoberfest e intentaremos que se prohíba el que está programado quince días después». Esta es la advertencia que lanza Jenaro Soto, presidente de la Sociedad de Festejos de la Pola, ante la coincidencia en el mismo mes de dos fiestas de la cerveza.

«Hay documentos que constatan que la petición fue hecha por la Sociedad de Festejos en 2013 y no se llegó a un acuerdo con los proveedores pero a partir de ahí, todos los eventos del Oktoberfest fueron solicitados por nosotros y así consta en el Ayuntamiento de Siero. De hecho está incluido en el convenio junto a Comadres, Güevos Pintos, San Juan, y El Carmín», defiende.

Soto no comparte el punto de vista de Alberto Díaz, responsable de Alyan Eventos, la empresa que ha programado la otra cita y que desde la primera edición de 2014 ha sido cabeza visible de la celebración. «Cuando se contrata a alguien para algo puntual, bien sea una empresa de organización, una orquesta o la barra de una fiesta no significa que tenga perpetuidad», apunta.

Este planteamiento choca con el de Díaz, que asegura que fue su empresa la que desarrolló y presentó en el Ayuntamiento el proyecto del festival y que contó con la Sociedad de Festejos como colaborador para la gestión de los permisos municipales, algo que Soto niega. «Si contratas a alguien y trabaja al margen, lo mejor es prescindir de sus servicios; nunca tuvo autorización para representar a la Sociedad de Festejos en ninguna parte», señala.

Asimismo, recrudece las acusaciones y apunta que «a fecha de hoy Festejos solo vio los beneficios del Oktoberfest en la última edición, el resto de años hubo ocultismo, maniobras extrañas y disculpas de que se perdía dinero, ¿a dónde fue?».

La pelota está ahora en el tejado del Ayuntamiento de Siero, que tendrá que resolver si autoriza ambos festivales o deja a uno fuera. «Si se mantiene el otro resultará incoherente y sospechoso», advierte Soto.

Temas

Siero

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos