La solidaridad viaja desde Lugones y sobre cuatro ruedas

Eduardo Ferreira junto a Javier Ares. / E. C.

El peluquero lugonense Eduardo Ferreira cifra en 24 usuarios diarios los que tuvo el 'pelobús' durante la Vuelta a España

MARCOS GUTIÉRREZ LUGONES.

Cuando a Eduardo Ferreira le comunicaron que el 'pelobús' de Mensajeros de la Paz ponía rumbo a Madrid para seguir el recorrido de la Vuelta Ciclista a España prácticamente no tuvo ni que pensárselo. «Me llamaron de Mensajeros de la Paz, a través de mi maestro Ramiro Fernández; me preguntó que si aceptaba y me encargaron seguir a la Vuelta Ciclista a España, del 17 de agosto hasta el final de la prueba en Madrid».

El autobús de la ONG (que ofrece servicios de peluquería e higiene personal a gente sin o con escasos recursos) recibió, en su periplo junto a la organización de la competición ciclista, a «una media de unos veinticuatro clientes diarios, más o menos», explica el peluquero de Lugones. No obstante, la afluencia en determinadas zonas fue considerablemente mayor, hasta tal punto que las dos experimentadas manos del estilista lugonense llegaron a no ser suficientes. «En algunos sitios como en Murcia, Málaga o Laredo llegué a tener uno y hasta dos ayudantes», comenta. Ferreira cree que la vivencia ha sido una de esas experiencias que marcan toda una vida.

Un viaje que le ha dado la oportunidad de conocer lugares, conversar con gente de lo más diverso y, sobre todo, realizar una actividad solidaria a través de su profesión y sobre cuatro ruedas. «Fue una experiencia muy positiva», admite, «ya que conoces sitios y cosas que no sueles tener oportunidad». Explica que durante su viaje, clientes de todo tipo edad y condición acudieron a la llamada solidaria del 'pelobús'.

«En algunos sitio, como Laredo o Murcia,    llegué a tener uno y hasta dos ayudantes»

El padre Ángel, alma de Mensajeros de la Paz, ha acertado de nuevo con esta iniciativa.

Fotos

Vídeos