El TSJA anula en Noreña la ordenanza municipal del uso del asturiano

Luis Venta, Marián Velasco, Mercedes Fernández y Luis Miguel Suárez, ayer en Noreña. / PABLO NOSTI
Luis Venta, Marián Velasco, Mercedes Fernández y Luis Miguel Suárez, ayer en Noreña. / PABLO NOSTI

La sentencia subraya que solo la comunidad autonóma puede declarar la cooficialidad de una lengua y que carece de un informe económico

JOSÉ CEZÓN NOREÑA.

La Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) acaba de anular la ordenanza municipal para el uso de la lengua asturiana en el concejo de Noreña, tras el recurso que un miembro del PP local interpuso contra esa ordenanza que el Ayuntamiento había aprobado definitivamente en octubre de 2016.

El recurso se basó en dos aspectos. En primer lugar, que el bable no es una lengua cooficial en Asturias y que el Ayuntamiento de Noreña no era competente para aprobar una ordenanza, cuyo artículo 1-1 «vulnera la Constitución y el Estatuto de Autonomía». Y, por otro lado, solicitaba la anulación de la ordenanza por carecer de un informe o memoria económica, pese a que su aplicación supondría un gasto para las arcas municipales.

El citado artículo 1-1 de la ordenanza establece que «la lengua asturiana o asturiano es, junto al castellano, la lengua propia del concejo de Noreña, de la Administración Local y de las corporaciones públicas que de ella depende». El TSJA alude a sentencias anteriores, donde se indica que tan solo una comunidad autónoma es competente para declarar la oficialidad de cualquier lengua, al margen del castellano. El tribunal elude valorar la distinción que plantea el Ayuntamiento entre lengua 'propia' y 'oficial'.

«Los secretarios deben hacer advertencias de ilegalidad», sostiene Mercedes Fernández

La sentencia da también la razón al recurrente respecto a la omisión del informe económico, pese a que de varios artículos de la ordenanza se desprende que conllevan un gasto. «Procede acoger dicho motivo de recurso, sin necesidad de analizar otros motivos, que en nada cambiarían lo expuesto», subraya el TSJA.

La sentencia impone las costas procesales al Ayuntamiento de Noreña, con un límite de mil euros. Y deja un plazo de treinta días para interponer un recurso de casación, bien ante la propia sala del TSJA si se denuncia infracción de la legislación autonómica, o bien ante el Tribunal Supremo si se vulnera la legislación estatal.

La presidenta regional del PP, Mercedes Fernández, elogió ayer «la decisión y valentía» del partido en Noreña por haber presentado «in extremis» un recurso que hubiesen preferido evitar con la retirada de la ordenanza. Subrayó que «la regla institucional que rige la convivencia de los asturianos es nuestro Estatuto que, en ningún caso, establece que el bable sea cooficial» y que solo cabe hacerlo «en ese rango normativo».

Para Fernández, «hay que defender el asturiano que hablamos en el día a día y en la vida cotidiana, yo la primerísima, pero nos negamos a que nos impongan un asturiano construido artificialmente, que no es el que se habla por los concejos, ni es el que demanda Asturias en su conjunto».

«Cooficialidad encubierta»

La presidenta popular considera que «no es presentable que cada concejo de Asturias, de forma unilateral, vaya estableciendo, a través de las ordenanzas, una cooficialidad encubierta». Y sospecha que existe «una política diseñada, a la que tampoco es ajena la consejería, para ir dosificando esto, pero tiene que haber un freno, que es el respeto a la legalidad». Fernández recordó al fallecido presidente autonómico del PP, Sergio Marqués, como promotor del bable, a través de la ley de uso del asturiano, «que nos parece que es algo válido y satisfactorio y da cobertura a la demanda mayoritaria».

La presidenta opinaba también que los secretarios de los ayuntamientos «deben hacer advertencias de ilegalidad». Y anunció que el PP asturiano va a trasladar a todos sus alcaldes y portavoces esta sentencia del TSJA. Y espera que el Ayuntamiento no presente un recurso de casación «que va a ser un fracaso estrepitoso y que dilapidaría recursos de los noreñenses». Por último, afirmó que «esto no puede ser un termómetro de asturianía».

Por su parte, la portavoz del PP de Noreña, Marián Velasco, incidió en que la ordenanza del asturiano se aprobó «sin los preceptivos informes económico y jurídico y, por tanto, no estaba avalada por la parte técnica del Ayuntamiento». Añadió que la ordenanza fue una propuesta de Conceyu Abiertu, «que es el socio de gobierno del actual equipo de IPÑ y Foro con el fin de pagar los favores políticos a los que estamos ya bastante acostumbrados». Y recordó que en el programa electoral de IPÑ no figura ninguna alusión «a la normalización del uso del asturiano en el municipio».

La concejala popular solicitará la comparecencia de la alcaldesa de Noreña, Amparo Antuña, para que ofrezca explicaciones tras esta sentencia y para que informe de «cuánto dinero y recursos municipales se han ido gastando hasta el día de hoy». Y la acusó de «freír a impuestos a los noreñenses».

Más noticias

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos