Los usarios del parque canino de la Pola reclaman el vallado completo del recinto

Bárbara Rodríguez, Jose Fernández, Sandra Antuña y Cristina Fueyo en el parque canino de la Pola.
Bárbara Rodríguez, Jose Fernández, Sandra Antuña y Cristina Fueyo en el parque canino de la Pola. / NOSTI

Aseguran que el Ayuntamiento incumple su propia ordenanza al permitir que los perros accedan a la senda peatonal por el río

LYDIA IS POLA DE SIERO.

Dice el artículo 10 de la ordenanza para la tenencia, defensa y protección de los animales de compañía o domésticos de Siero que «el Ayuntamiento determinará, atendiendo a la población, extensión de la localidad y censo de animales espacios reservados suficientes para el esparcimiento». Asimismo, recoge que «deberán garantizar la seguridad de los animales de compañía y de las personas, así como evitar la huida o las pérdidas de los animales».

Sin embargo, tanto los usuarios habituales como la plataforma ciudadana Siero por el Derecho Animal, creada recientemente, consideran que el parque canino de la Pola no cumple con estos mínimos exigidos. Explican que al estar ubicado junto al río Nora carece de cierre en la parte del cauce, lo que propicia que los perros escapen por la orilla y accedan a la senda peatonal. «No tiene ninguna lógica que en una localidad donde no se puede llevar a los perros sueltos, el único sitio habilitado no esté vallado correctamente», critica Cristina Fueyo, usuaria del recinto con 'Dumba' e integrante de la plataforma. «No es la primera vez que algún perro sale sin más consecuencias que un susto, pero no quita que un día pueda pasar algo, es una cuestión de seguridad», añade.

Por su parte, Jose Fernández y Bárbara Rodríguez son los dueños de 'Tina' y 'Turner', utilizan a diario el parque canino y también echan de menos un mejor mantenimiento del recinto. «Deberían segar más a menudo y colocar algún punto de luz, en los meses de invierno no podemos utilizarlo», señalan. «Da la sensación de que no estamos a la altura de otros concejos», lamenta Fernández. «Cada día tengo más claro que nos metieron aquí porque consideran que molestamos, pero lo hicieron sin pensar», añade Rodríguez.

Y Fran Naredo, propietario de 'Kimbo', apunta que la fuente deja de funcionar en invierno. Como solución, piden al Ayuntamiento que si la normativa no permite cerrar el parque habiliten otra zona que reúna las condiciones necesarias y recuerdan que hace cinco años se había anunciado la construcción de dos recintos para perros en la Pola.

Por otro lado, Isi Argüelles explica que los integrantes de la nueva plataforma animalista se han repartido en grupos de trabajo para trasladar sus propuestas al Ayuntamiento. En este sentido, el grupo encargado de los gatos presentó hace unos días en el Ayuntamiento una propuesta para llevar a cabo un Plan CES para la captura, esterilización y suelta en la que adjuntaron un censo estimado de gatos, el coste que supondría y la metodología a seguir.

Más

Fotos

Vídeos