Vecinos de Bonielles piden mejoras en el acceso a internet

María Pérez, Rosa García y Carmen Álvarez. / S. S. M.
María Pérez, Rosa García y Carmen Álvarez. / S. S. M.

Los residentes solicitan que el alumbrado llegue a toda la parroquia, apoyo a sus ganaderos y que haya más frecuencia de limpieza de fuentes

MARCOS GUTIÉRREZ BONIELLES.

La asociación de vecinos de Bonielles se constituía a principios de enero, con Rosa García, vecina de Panizales, como su primera presidenta y la portavoz de sus ochenta y dos asociados y más de doscientos habitantes. Su objetivo fundamental es trasladar las inquietudes de los habitantes de la parroquia a las instituciones. Asimismo, otra de sus finalidades es tratar de promover el contacto entre los vecinos de la parroquia, para evitar el aislamiento que tiene lugar en otras poblacionales rurales.

Una de las principales preocupaciones de la asociación tiene que ver con las telecomunicaciones de la parroquia, mejorables sobre todo en lo que tiene que ver con la conectividad a Internet. «Somos una de las parroquias más pequeñas de Llanera. Además de ser una de las que tiene menos población está muy dispersa y envejecida. Somos alrededor de doscientos habitantes», explicó García. En este sentido, las comunicaciones se hacen más necesarias en una parroquia rural como esta. La presidenta de la Asociación de Vecinos de Bonielles destacó que es esencial «la mejora de cobertura; hay pueblos, por ejemplo Panizales y algún otro, en los que hace falta mejorar la conexión a internet».

«La cobertura, en el mejor de los casos, es la justa en muchas zonas y es algo que deberíamos mejorar», subrayó María Pérez Rodríguez, secretaria de la asociación. García insistió en que otras de las cuestiones que se quieren implementar en la parroquia son la «mejora de limpieza de caminos. También hay pueblos de Bonielles en los que falta alumbrado público y habría que trabajar en la limpieza de fuentes». Una de las circunstancias que están provocando el éxodo de jóvenes fuera de Bonielles es la pérdida de peso que la agroganadería está teniendo en la zona en los últimos años. «Sobre todo hacen falta apoyos. Hay jóvenes que están trabajando en la ganadería como descosidos y no tienen posibilidad de tener ni un día libre y tampoco la posibilidad de contratar empleados», indicó Carmen Álvarez, vocal de la asociación de vecinos. «En Truébano la ganadería de leche se vendió toda. Si desaparecen todas las ganaderías qué vamos a comer, de dónde va a salir la leche y la carne», insistió María Pérez.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos