Los vecinos de Celles se plantean otra denuncia en la Fiscalía por el palacio

La fachada del Palacio de Celles, ubicado en el núcleo sierense de Lavandera. / SUSANA SAN MARTÍN
La fachada del Palacio de Celles, ubicado en el núcleo sierense de Lavandera. / SUSANA SAN MARTÍN

La edil de Urbanismo, Noelia Macías, dice que se está ultimando el informe de Patrimonio sobre la declaración de ruina que solicitó la propietaria

JOSÉ CEZÓN SIERO.

La presidenta de la asociación de vecinos de Celles, Carmen Blanco, anunció ayer que estudiarán la posibilidad de presentar una nueva denuncia ante la Fiscalía, en relación con el Palacio de Celles, «por si hubiera indicios de delito» tanto por parte de la propietaria por no conservar el edificio como por la Dirección General de Patrimonio por no obligarla a proteger ese Bien de Interés Cultural con la categoría de monumento.

Blanco realizó ayer este anuncio tras conocer la sentencia del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 2 de Oviedo -de la que informó ayer este diario-, que libera a la propiedad de adoptar unas medidas cautelares en el edificio -que le había exigido el Ayuntamiento de Siero-, a la espera de conocer el pronunciamiento sobre la declaración de ruina solicitada.

La presidenta recordó que hace dos años ya se habían dirigido a la Fiscalía para preguntar «si estarían incurriendo en un delito». Y añadió que la respuesta fue que no existían tales indicios delictivos, debido a que no se le había comunicado a la propietaria lo que debía de hacer. «Pues ahora sí lo sabe y sigue incumpliendo la ley y el Principado sigue sin emitir el informe que la obligue a mantener ese bien», lamentó Blanco, quien advirtió de que llevan diez años luchando por la conservación de ese palacio de estilo barroco «y vamos a seguir hasta que lo consigamos».

La concejala de Urbanismo de Siero, Noelia Macías, comentó ayer que la sentencia «no es una buena noticia para el Ayuntamiento», pero que lo más probable es que no presenten recurso de apelación ante la sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Asturias.

Macías puntualizó que la sentencia responde a un recurso que había presentado la propiedad contra un decreto de su concejalía, «que la obligaba a poner en marcha una serie de medidas cautelares, que los técnicos municipales consideraban que eran urgentes por el estado del edificio». Y añadió que esas medidas cautelares eran independientes de la resolución de la declaración de ruina del edificio solicitada por la propietaria. «Seguimos esperando el informe de Patrimonio y nos consta que llegará en los próximos días», dijo la concejala.

El caso del Águila Negra

Ante la posibilidad de que se declare el edificio en ruina, Macías recordó la sentencia de esta misma semana del Tribunal Superior de Justicia de Asturias en relación con el edificio del Águila Negra, en Colloto, donde subraya que el estado de ruina no exime a la propiedad del deber de conservación del inmueble, aunque también es cierto que, en el caso de la antigua fábrica cervecera, existía un convenio entre el Ayuntamiento y la promotora y unos compromisos.

El portavoz de Somos Siero, Javier Pintado, considera que el Ayuntamiento tiene «parte de responsabilidad, porque su capacidad va más allá de pedir que se retire el escombro o que se ponga un cierre perimetral». Al Principado le reclama que presente ya el informe pendiente y se pregunta «qué intereses hay detrás para que un bien histórico se deje sin proteger de esta manera, cuando constantemente se obliga a vecinos humildes a reparar con urgencia sus edificios».

Críticas al Principado

El concejal de IU, Edgar Cosío, criticó ayer «la dejadez» del Principado con el tema de Celles. «Después de muchos años de olvido, ya hace tiempo que el Ayuntamiento de Siero se concienció de la importancia del palacio y, a pesar de ello, siempre aparecen trabas que impiden la actuación», dijo. IU entiende que el proceso judicial pueda prolongarse, «pero lo inaceptable es la lentitud de la consejería en todo lo que depende de ella». Y subrayó que no solo es un edificio catalogado, «sino una auténtica joya del barroco y desde la consejería no parece que sea consciente de tal importancia».

El concejal del PP Cristóbal Lapuerta aludió a la sentencia del Águila Negra, «que deja bien claro la responsabilidad de los dueños en el deber de conservación de aquellos inmuebles catalogados, a pesar de su solicitud de la declaración de ruina del inmueble». Y habla también de «un deber moral» tanto de los propietarios como de la administración «de mantener en pie de todas las formas posibles aquellas edificaciones que forman parte de nuestro acervo cultural». El edil anima al gobierno de Siero «a seguir batallando para lograr que un edificio catalogado no acabe como tantos otros comidos por la maleza y caídos en ruinas».

Temas

Siero

Fotos

Vídeos