Los vecinos de Lugones piden la prolongación del carril bici de Monte Naranco

Un ciclista saluda a una vecina mientras transita por el carril bici de Monte Naranco. / SUSANA SAN MARTÍN

Residentes aprueban las obras realizadas en la zona, finalizadas antes de lo previsto, aunque echan de menos plazas de aparcamiento

MARCOS GUTIÉRREZ LUGONES.

Hace apenas dos días se abrió al tráfico la lugonense calle de Monte Naranco, tras las obras de acondicionamiento a las que se vio sometido el tramo ubicado entre Alejandro Casona y José Tartiere. Los trabajos, orientados a la mejora en el saneamiento, la iluminación, pavimentos y construcción del carril bici (único en el concejo) contaron con un presupuesto de 296.693 euros.

La inauguración de la vía se produce casi dos meses antes de lo previsto inicialmente por el Ayuntamiento y la empresa adjudicataria. Los vecinos de la zona han recibido con buenos ojos la renovación de contenedores, pavimento, luminarias y demás mobiliario urbano, si bien hacen una petición a futuro: que el carril-bici no se detenga en esta zona. «Me parece muy bien; está todo bien arreglado para que la gente aproveche y pueda pasear. Además ya han puesto el carril bici y la obra ha sido bastante rápida», señaló Laura Toimin.

Otro vecino y ciclista habitual, David Roza, indicó que las obras en la céntrica calle le han dado un necesario lavado de cara al barrio, si bien sería necesario que el proyecto para integrar Lugones con una vía exclusiva para el uso de los ciclistas no se quedase en los escasos metros que se acaban de inaugurar. «Creo que el carril bici es un poco pequeño y habría que continuarlo», señaló este vecino que, no obstante, añadió que «si es para seguir hasta la ruta del colesterol estaría genial, pero si sólo se va a quedar en este trozo me parece muy escaso». «Si se amplía sería estupendo, como pasa en otras ciudades que tienen carril para bicicletas de más longitud», destacó. En lo que respecta a los trabajos generales en la calle indicó que el resultado hace que el entorno «esté algo más adecentado». Manuel Fernández Fernández estima que los trabajos han sido rápidos y satisfactorios. No en vano, considera que «el carril bici no está mal» pese a sus, de momento, pocos metros de longitud. El único 'pero' que le pone a las obras es el hecho de que han ido acompañadas, en su opinión, de una reducción de las plazas de aparcamiento en la zona. «Quedaron muy bien; estupendamente, lo malo es que se necesitaban más zonas libres para aparcar los coches».

Otra vecina y residente en la calle Monte Naranco «desde hace años» consideró que el lavado de cara había sido «total, y muy necesario desde hace tiempo». Valoró que las obras se llevaran a cabo «muy rápidamente». La única objeción al proyecto la apunta pensando en su hijo: «Anda mucho en bici y la verdad es que un carril para los ciclistas da mucha tranquilidad. Este, de momento, es un poco insuficiente», afirmó.

Primeras pedaladas

La consecución de este primer tramo de carril bici en Lugones, el único de Siero, es el paso inicial de un proyecto que, desde el Ayuntamiento, se desea que tenga una continuidad, no olo en la localidad, sino en todo el concejo.

De hecho, el pasado mes de julio, durante la inauguración oficial de los trabajos en la calle Monte Naranco, el concejal de Infraestructuras, Servicios y Medio Ambiente de Siero, Javier Rodríguez Morán, destacó que, una vez desarrollado el tramo correspondiente a la mencionada vía, la intención sigue siendo que «luego, a medida que urbanicemos, podamos ir metiendo el carril bici en toda la localidad».

Fotos

Vídeos