Vecinos de Siero y Noreña denuncian prácticas fraudulentas de las eléctricas

Dacio Alonso, presidente de UCE Asturias. / PABLO LORENZANA
Dacio Alonso, presidente de UCE Asturias. / PABLO LORENZANA

La UCE ha recibido varias quejas de ciudadanos a los que «agresivos» comerciales habrían engañado con el fin de cambiarles de compañía

MARCOS GUTIÉRREZ SIERO/NOREÑA.

El procedimiento siempre suele ser el mismo. Una pareja, generalmente, de comerciales que llaman a la puerta de un particular diciendo pertenecer a una compañía eléctrica de referencia en el ámbito regional. Con mejores o peores modales convencen a la persona que les atiende para que les deje ver una de sus facturas eléctricas, con la excusa de apuntar una referencia para ofrecerle un descuento del que beneficiarse o la devolución de supuestos cobros a la que tendría derecho. Lejos de buscar una ventaja para el cliente, lo único que pretenden es cambiar de compañía al particular que, en la mayoría de los casos, no sólo no reduce lo que paga en electricidad, si no que ve incrementadas esas cifras de manera considerable. La Unión de Consumidores de Asturias (UCE) denuncia que Pola de Siero y Noreña son dos de los territorios de Asturias en los que, en las últimas semanas, más se están dejando notar las estrategias cada vez más agresivas de eléctricas que, mediante comerciales englobados en empresas subcontratadas, tratan de lograr que los clientes cambien de empresa sin saberlo.

Desde la UCE se constata que vecinos de Avilés, Llanes, La Pola y Noreña se han puesto en contacto con la entidad, a lo largo de los últimos días, denunciando estas visitas de supuestos comerciales de una de las eléctricas de referencia en el Principado de Asturias. La entidad de defensa de los derechos de los consumidores alerta de que ancianos y personas que viven solas suelen ser los más afectados por estas tácticas agresivas.

Falta de claridad

Dacio Alonso, presidente de UCE Asturias, explica que «este tipo de actuaciones son recurrentes y por picos; se van produciendo y rotando por localidades». En este sentido subraya que «en Asturias tenemos dos distribuidoras eléctricas , una con el 90% de cuota y otra con un 10%, en un mercado eléctrico de libre competencia en la que el resto de firmas quieren quitarle cuota al operador dominante». Así, constata que las prácticas «del resto de comercializadoras son muy agresivas y, como en el mercado eléctrico no hay transparencia y la gente no sabe siquiera qué tipo de contrato tiene, se fuerza para que la gente cambie agrediendo o violentando a las familias en su propio domicilio». Para el portavoz de la UCE esto supone «un engaño manifiesto», en el que «comerciales que no tienen un contrato con la compañía, la mayoría personas que pasan un momento de crisis, son pagados mediante una comisión por cada contrato conseguido». Expone que desde «tres o cuatro edificios en Pola de Siero» y otros tantos en Noreña se dio la voz de alarma. Normalmente los comerciales que ponen en práctica estas malas artes «peinan un edificio entero, simulan ser de una compañía, dicen necesitar verificar una factura, con la excusa de que la persona que les atiende está pagando demasiado» y la promesa de que se le va a rebajar la tarifa. De este modo, la gente «se confía y a los dos meses les viene un campo de facturación de una compañía distinta a la que tenía». Desde la UCE se pide un marco regulador que defina estas prácticas.

Más

Fotos

Vídeos