Vuelve a La Fresneda el ovetense sin hogar que vivió bajo un puente

César T. J., ayer, conversando con el párroco de La Fresneda, José Luis Fernández. / PABLO NOSTI
César T. J., ayer, conversando con el párroco de La Fresneda, José Luis Fernández. / PABLO NOSTI

El cura de la parroquia logra convencerle para volver al centro Aunar, en Gijón. «Pasé la noche muy mal, con mucho frío», admite César T. J.

MARCOS GUTIÉRREZ LA FRESNEDA.

Hace apenas cuatro semanas, César T. J., de 47 años, que estuvo cobijado debajo de un puente de La Fresneda, aceptaba el ofrecimiento de la Asociación Aunar para instalarse en su centro de Gijón. Sin embargo, el pasado domingo, decidió abandonarlo para volver a trasladarse a la entrada de la urbanización.

Explicó ayer que su salida estuvo motivada porque se sentía mal «al no poder ayudar a los demás, en mi situación». Reconoció que la noche del domingo a la intemperie la pasó «muy mal, con mucho frío». José Luis Fernández Polvorosa, párroco de La Fresneda, es una de las personas que ha estado al lado del joven desde que se conoció su situación. Ayer no fue una excepción. «Esta vez está un poco más convencido», destacó. «Mejor que aquí vas a estar en cualquier sitio; déjate querer y déjate ayudar. He estado hablando con la gente de Aunar y me han hablado muy bien de ti», le dijo el sacerdote. «Mejor que con ellos no vas a encontrarte en ningún lado; ellos te quieren, te entienden, te ayudan y te comprenden», continuó el párroco.

Fuentes de la Asociación Aunar apuntaron que «obviamente, nosotros recogemos y atendemos, pero no podemos retener a nadie en contra de su voluntad; César estuvo aquí un mes y ha tenido un comportamiento muy bueno, ayudando en todo lo que ha podido».

Intervención de Fiscalía

El 4 de julio, la Fiscalía del Principado de Asturias puso en marcha las diligencias para determinar la capacidad de obrar de César T. J. Un fiscal instructor debe determinar el régimen de tutela o guarda al que quedaría sometido en caso de probarse su incapacidad. Ayer mismo, fuentes de la Fiscalía confirmaron que continúan abiertas las diligencias. La solicitud de ayuda al Ministerio Fiscal partió en su día de la Concejalía de Bienestar Social del Ayuntamiento de Siero, ante la negativa del ovetense a recibir ayuda y cobijo en un centro de asistencia.

El párroco de La Fresneda, José Luis Fernández Polvorosa, logró convencer ayer al ovetense para que regresara al centro Aunar. Un coche de la asociación le recogió alrededor de las tres de la tarde. «Ahora, donde vayas, en un albergue o en un hospital, tiene que haber orden y tienes que dejarte querer», le indicó el cura. «En cuanto tengan un coche disponible te vendrán a buscar, pero en el momento en que llegues allí no vuelvas a marcharte», le pidió. «Yo creo que puede ser mejor para mí volver; al menos voy a intentarlo», respondió César.

El caso de este ovetense ha conmovido a los vecinos de la urbanización sierense que, desde el primer momento, han tratado de ayudar a hacer que su precaria estancia junto a una gran superficie comercial fuera lo más agradable posible, dentro de las circunstancias.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos