Xata Roxa reabrirá Carnes Alperi Cuesta al presentar la mejor puja en la subasta

MARCOS GUTIÉRREZ NOREÑA.

Carnes Alperi Cuesta, una de las firmas más emblemáticas de Noreña, volverá a abrir sus puertas y recuperará su actividad tras más de un año de parón. El letrado Juan Menéndez Álvarez, de GdP Legal, encargado de la administración concursal, confirmó ayer que Xata Roxa, etiqueta comercial de Aseava, la asociación de criadores de la raza de vacuno asturiana de los valles, presentó la mejor de las ofertas en la subasta de compra fijada por el Juzgado de lo Mercantil.

Menéndez Álvarez destacó que Xata Roxa, «una sólida empresa del sector del vacuno», presentó una oferta de «525.000 euros» por la que se adjudicaría «todo, desde las instalaciones a los terrenos, el edificio y la maquinaria». Explicó que el objetivo de la compañía pasa por continuar con la actividad dentro del sector cárnico tal y como se venía desarrollando.

El pasado mes de enero se cumplió un año del cierre de Carnes Alperi Cuesta S. A. tras entrar en liquidación a causa de los problemas económicos acumulados a lo largo de su último ejercicio. Finalmente, al no poder lograrse el acuerdo con un socio inversor que reflotase la actividad, la emblemática planta se vio abocada a echar el cierre. Con el cese de una de las empresas más emblemáticas de Noreña, con más de tres décadas de andadura a su espalda, se perdió del mismo modo el único matadero de la región dedicado exclusivamente al sacrificio de porcino y a la venta al por mayor, dos actividades que podrían recuperarse en los próximos meses si los nuevos responsables de las instalaciones deciden reabrir las instalaciones respetando su filosofía.

En el momento en el que se produjo el final de su actividad, la planta, fundada originalmente por los hermanos Alperi Cuesta, estaba gestionada por la segunda generación familiar. En diciembre de 2016, la compañía solicitó el concurso voluntario de acreedores y cesó su actividad, aunque en un primer momento se planteó que esta medida fuera algo temporal. En ese momento la plantilla de la empresa estaba integrada por diecisiete trabajadores.

Tras este anuncio y la reapertura del Matadero Central de Asturias en enero, Noreña recupera a las que fueran dos de las puntas de lanza tradicionales dentro de la pujante industria cárnica del municipio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos