Sindicatos e interinos urgen a Educación que concrete las nuevas plazas por especialidades

Una de las pruebas de las oposiciones para profesores de Secundaria celebradas el pasado año en Asturias.
Una de las pruebas de las oposiciones para profesores de Secundaria celebradas el pasado año en Asturias. / PABLO LORENZANA

ANPE y UGT consideran «insuficientes» los más de dos mil puestos previstos por el consejero y Suatea reclama unas oposiciones en las que «la experiencia se tenga en cuenta»

LAURA MAYORDOMO GIJÓN.

Los sindicatos educativos ANPE, CC OO, UGT y Suatea y la Asociación de Interinos de Asturias (ADIA) urgen al consejero Genaro Alonso a concretar el número de plazas que se van a convocar, y de qué especialidades, en las oposiciones de Secundaria de 2018 y hacer lo propio con las de Primaria, anunciadas para un año después. Le instan a hacerlo «ya, si es en octubre mejor que en noviembre», para facilitar a los opositores la preparación de las pruebas. En una entrevista con EL COMERCIO publicada ayer, el titular de la Consejería de Educación, estimaba en más de dos mil las plazas que ofertará Asturias en ambos procesos.

Una cifra «insuficiente», a juicio de Maximina Fernández, de UGT. Y que Gumersindo Rodríguez, de ANPE, eleva a 3.200 explicando el porqué: «Las contrataciones actuales de interinos dan una idea bastante aproximada de las necesidades de plantillas, unas 2.700. Eso sin contar las plazas que desaparecieron por efecto de los recortes, por encima de las quinientas». Advierte además de que el problema aumentará a corto plazo ya que la mitad de los docentes -«unos seis mil»- tienen más de 50 años, y se jubilarán en la próxima década.

Más noticias

En este punto, Emma Rodríguez, portavoz de Suatea, señala los riesgos que el futuro proceso de oferta pública de empleo puede entrañar para los cientos de interinos que trabajan en Asturias y que suponen en torno al 30% de las plantillas. Según el sistema de oposición por el que se opte, dice, para los interinos que llevan años esperando poder consolidar su puesto -bien porque no se convocaban oposiciones o porque las plazas que salían eran muy pocas- este nuevo proceso puede suponer para ellos «una estabilización real o un ERE». Por eso recela de la postura del consejero, partidario de «un equilibrio entre la experiencia y los méritos y la valoración de los que no la tienen», porque, sostiene la portavoz de Suatea, «siempre que se habla de equilibrio, la experiencia sale perjudicada, cuando debería tenerse en cuenta».

Es la postura que, obviamente, también defienden los interinos. «Necesitamos algún tipo de protección», clama la presidenta de la asociación de este colectivo en Asturias, Luz Ania, que urge al ministerio a aclarar «cuanto antes» el sistema de acceso y al consejero de Educación «que nos reciba para poder expresarle nuestras opiniones y que en sus propuestas nos tuviera en cuenta».

Desde Comisiones Obreras, «vamos a pedir que todas las comunidades celebren las oposiciones para el mismo cuerpo el mismo año. Si en 2018 tocan las de Secundaria, que toquen para toda España».

Inicio de curso sin docentes

Contestada fue también la apreciación del consejero de que la asignación de interinos fue este año «correcta, perfecta y casi impecable». En primer lugar porque, coinciden UGT y CC OO, de las 2.722 plazas que se sacaron en la primera convocatoria, el 32,5% son medias jornadas y eso supone» convertir en norma lo que iba a ser excepcional», critican. En segundo lugar, por el retraso en la segunda convocatoria, que hará que los profesores no se incorporen hasta el 25 de septiembre. «Nosotros perdemos casi un mes de contrato, los alumnos casi quince días de clases regulares. Iniciar un curso así es erróneo. Si los motivos no son económicos, no sabemos cuáles pueden ser», le reprocha Ania. «No es de recibo», suscribe Maximina Fernández, de UGT. «Sí obedece a un criterio de ahorro», opina Enrique Fernández, de CC OO.

Otro asunto abordado por el consejero en la entrevista, el del que discrepan los sindicatos es la posible integración del ciclo de 0 a 3 en el sistema educativo. Integración que Genaro Alonso dice no ver factible por las «severas dificultades de gestión y de financiación» que eso conllevaría y que cuantificó en un mínimo de 20 millones de euros anuales. Todos los sindicatos, sin excepción, apuestan por una integración que, defiende ANPE, permitiría que llegara «a todos los rincones de Asturias». «Es la mejor solución desde el punto de vista educativo y de conciliación de la vida laboral y familiar», considera UGT, y «una demanda social que no puede eludir», apunta Suatea. «No se entiende que el ciclo educativo de 0 a 6 años esté disgregado. Solo lo entiende el consejero», critica CC OO.

Fotos

Vídeos