Los sintecho alojados en centros asturianos suben un 96% en dos años

Muchos de estos centros también ofrecen ayuda para la inserción laboral de las personas sin hogar, aunque en menor medida que hace dos años

EFE

Los centros para gente sin hogar ubicados en Asturias alojaban cada día una media de 752 personas durante el pasado año, una cifra que casi se ha doblado en sólo dos años, con un aumento del 96 por ciento, al igual que la de plazas ofertadas.

Asturias contaba el pasado año con 911 plazas para gente sin hogar que alojaban una media diaria de 752 personas, lo que supone una ocupación del 87,9 por ciento, según los datos publicados hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Dos años antes, el Principado contaba con 435 plazas que alojaban una media diaria de 382 personas, una ocupación del 85,9 por ciento.

En el conjunto del país, los 691 centros para gente sin hogar alojan cada día a 16.437 personas, una cifra que ha aumentado un 20,5 por ciento en 2016 respecto a dos años antes y que ha hecho que la capacidad de ocupación de estos lugares alcance el 86 por ciento (82 % en 2014).

Sin embargo, las comidas que 415 de estos centros han servido durante todo el año se han reducido casi en el mismo porcentaje, un 20,1 %, hasta los 43.874 servicios (12.327 desayunos, 18.868 comidas y 12.680 cenas).

Y de las 20.859 personas que atienden a quienes no tienen hogar, la mayoría, el 60 %, son voluntarios y sólo el 34 % asalariados, mientras que un 6,4 % lo hace por otros vínculos como el personal o el religioso. El 34,2 % trabaja a tiempo completo y el 65,8 % a tiempo parcial.

Son algunos de los datos de la Encuesta sobre centros y servicios de atención a personas sin hogar que hoy difunde el Instituto Nacional de Estadística (INE) con datos de 2016 que compara con los de 2014, ya que esta información se elabora cada dos años.

Del total de centros que ofrecen servicios a las personas sin hogar, el 26,8 % son públicos, aunque el 76,8 % del total está financiado completamente o en su mayor parte por la Administración.

Estos lugares son de diversa índole: así, el 36,9 % son pisos o apartamentos (donde se alojan 4.587 personas cada día); el 24,8 % centros de acogida (donde pernoctan 11.850); el 9,5 % centros de día o taller ocupacional; el 9,3 % albergues o centros de acogida nocturno; el 8,6 % comedores sociales; el 4,2 % residencias y el 6,5% otro tipo de alojamiento.

Los servicios que más ofrecen son los de información y acogida (83,3 %), seguidos de alojamiento (75,7 %), orientación y/o derivación (74,9 %), atención y acompañamiento social (73,4 %), aseo personal (65,6 %) y alimentación (65,2 %).

Muchos de estos centros también ofrecen ayuda para la inserción laboral de las personas sin hogar, aunque en menor medida que hace dos años.

Así, el 17,3 % ofrece talleres de inserción; el 20,7 % talleres ocupacionales, el 26,9 % asistencia jurídica y el 38,5 % atención psicológica.

La mayoría de los centros para personas sin hogar, el 73,4 %, acoge a hombres y mujeres frente al 13 % que solo acepta varones y el 13,5 % que es solo para mujeres.

Y la mitad de los centros está orientado a situaciones específicas, como la de inmigración o solicitud de protección internacional (34,7 %); o adicción al alcohol (19,5 %).

Tiene menos presencia los que se dedican a situaciones como la infección de VIH, con un 5,3 % de los centros; o los que se dedican de forma específica a mujeres víctimas de trata o prostitución, que sólo son el 6,6 % del total.

En cuanto al gasto anual, en el 44,5 % fue de 100.00 euros o menos y en el 40,5 % de entre 100.000 y 500.000 euros. Los centros que superan el medio millón de euros son el 15 % del total.

El INE destaca la diferencia del gasto entre públicos y privados, siendo en los primeros inferior a los segundos.

La capacidad media de la red de alojamiento fue de 19.124 plazas al día de las que 8.041 son públicas y 11.083 privadas.

Este año se ha recogido por primera vez información sobre el programa Housing First, que se comenzó a aplicar en España en 2014, dirigido prioritariamente a personas sin hogar con una situación cronificada y con grave deterioro de sus condiciones físicas o psíquicas.

A este programa se destinaron 132 viviendas en junio, que fueron ocupadas por 233 personas, y 171 viviendas en diciembre, ocupadas por 271 personas.

Entre los servicios que ofrecen los centros para personas sin hogar se incluyen la recarga de aparatos electrónicos (97,8 %), recibir correspondencia (85 %), recibir llamadas telefónicas (82,8%), empadronarse (73,4 %), recibir visitas (65,9 %); tener servicio de consigna (61,5 %) y tener mascota (6,9 %).

Por comunidades, los datos varían mucho, desde las 2.933 plazas que ofrece el País Vasco (con un 81 % de ocupación) hasta las 131 de Cantabria (con el 79,7 %).

Fotos

Vídeos