El sistema informático del Principado, «descatalogado y con agujeros de seguridad impresionantes»

El sistema informático del Principado, «descatalogado y con agujeros de seguridad impresionantes»

El director general de Tecnologías de la Información sostiene que tanto el 'hardware' como los sistemas centrales «requieren de actualización por la obsolescencia tecnológica»

M. MENÉNDEZ GIJÓN.

El sistema informático que utiliza el Principado de Asturias está muy anticuado. Así se desprende de lo manifestado por el director general de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, Manuel Solla, durante su comparecencia de ayer en la Junta General del Principado. Tal es la situación que Solla indicó que «hay unos 27.000 puestos de trabajo en el Principado y el 90% está usando Windows XP, que está descatalogado por el fabricante y tiene unos agujeros de seguridad impresionantes».

Según explicó, tanto el 'hardware' como los sistemas centrales del Principado «requieren de actualización por la obsolescencia tecnológica»; en cuanto al material de infraestructuras de seguridad, es preciso «renovar los equipos ante la posibilidad de ciberataques»; y sobre las infraestructuras de los puestos de trabajo dijo que «ya no son sostenibles debido al elevado riesgo por sus vulnerabilidades de seguridad y costes elevados para su administración».

Solla apuntó que esta situación ya causó importantes problemas, como fueron «la imposibilidad de implantar de forma coherente el expediente electrónico o la contratación pública electrónica». Pero es que incluso los programas informáticos que utilizan las diferentes consejerías están «obsoletos», con lo que se pueden crear colapsos, al tiempo que considera necesario renovar los portales de internet de la Administración regional. Si no se hace, «nos pondrá en una posición muy delicada en el futuro».

Proyecto estratégico

El director general informó de que el año pasado se elaboró un proyecto estratégico para la transformación digital a desarrollar entre 2017 y 2022. Comprende 95 actuaciones para la optimización y racionalización de los recursos, la mejora de los servicios electrónicos y la transformación digital de la gestión. Para acometerlas es necesaria una inversión superior a los 30 millones de euros, pero la prórroga presupuestaria del actual ejercicio hace que sea imposible invertir los 8,5 millones de euros que estaban programados. «No vamos a poder hacer nada de lo previsto. La situación de las tecnologías de la información y la comunicación, si sigue así, tendrá imprevisibles consecuencias. Si en 2019 se mantiene la prórroga presupuestaria, la situación será ya insostenible». Solla indicó que para este ejercicio cuenta con un presupuesto de solo 5,7 millones de euros frente a los 9,5 a los que ascendían los fondos para su departamento en 2004. Aseguró que «este año es el menor presupuesto de nuestra historia».

Esta dirección general lleva diez años sin ver incrementada su plantilla, un tiempo en el que «hubo dos evoluciones tecnológicas. Por ejemplo, el Servicio de Procesos está dimensionado para 2005». «Necesitamos uno mayor, con más capacidad de actuación», aseguró Manuel Solla. El caso es que han solicitado la incorporación de unas treinta personas, la mayoría para el mencionado servicio, pero todavía no ha habido una respuesta.

Manuel Solla se comprometió a remitir a los diferentes grupos parlamentarios tanto el informe de situación de su departamento como el proyecto estratégico.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos